Recuperar la inocencia es posible

Te presentamos a Jesús María Silva Castignani. Es sacerdote, youtuber, bloggero y además escritor. Hoy queremos hablarte de uno de sus libros: Virginidad 2.0, recuperar la inocencia. Son muchos los que piensan que la virginidad una vez perdida, ya no se puede recuperar. Y son más todavía los que se lamentan entristecidos de haberla perdido tan pronto, sin darse cuenta de lo que hacían y de lo que eso suponía, de haberse dejado arrastrar y engañar del “todos lo han hecho ya“, “quiero saber qué se siente“, “si nos queremos, ¿qué mal hacemos a nadie?” y el “hay que disfrutar de la vida“.

Parece que el sexo es algo que practicamos, pero que no tiene consecuencias. Parece que el sexo es algo ajeno a mí, un juego, un placer como otro cualquiera. Pero no, el sexo es mucho más y son pocos lo que lo han descubierto; quizás demasiado tarde. Y quizás con pena de haberse ido entregando a cachos, dándose al primer postor del camino, aunque no lo valorase.

Este libro, Virginidad 2.0, recuperar la inocencia, te ayudará a descubrir el valor del sexo y a recuperar y cuidar tu inocencia para amar con amor del bueno.

El valor de la virginidad

¿Por qué es importante hablar hoy del valor de la virginidad? Por la concepción que se tiene en la actualidad de la sexualidad. Parece que la sexualidad es un objeto de consumo: un objeto de placer, algo que tengo para usarlo, sin consecuencias, sin nada que ver con lo más profundo de mi ser y de mi corazón. Y no es así, es algo grande, precioso, único, exclusivo, frágil y precioso. Por eso es importante recuperar el valor de la virginidad, para recuperar el sentido de la sexualidad.

La importancia del arrepentimiento

No está orientado a producir remordimientos, sino a descubrir la misericordia y la grandeza de Dios en tu propia vida. Reconocer que he hecho algo mal (eso es arrepentirse), y dolerme por ello (si pudiera volver atrás, desearía no hacerlo). De esta forma, podré sanar las heridas de mi corazón. Reconocer que me he equivocado y pedir perdón.

¿Se puede recuperar la virginidad?

Si eres de los que piensan que una vez perdida la virginidad ya no puedes recuperarla nunca más y eso te entristece, esto es para ti. Los seres humanos somos cuerpo y alma. San Agustín explica en su libro “La Ciudad de Dios” que la virginidad es una virtud del alma, y desde el alma, santifica el cuerpo. La castidad no es algo que afecte únicamente al cuerpo, sino sobre todo afecta al alma. La virginidad y la pureza nacen de dentro, van más allá de lo físico, es una cuestión del corazón.

Nuestro pasado no determina nuestro futuro. Es verdad que lo puede condicionar en algunos casos, pero nunca determinarlo totalmente, porque somos seres libres. Podemos volver a ser íntegros, inocentes, para poder entregarnos a una persona de forma total, con toda el alma, con todo el corazón, con todo el cuerpo, con todo el ser. Por tanto, la respuesta es sí, se puede recuperar la virginidad.

Sanar las heridas para

Es fundamental pedir perdón a las personas a las que les has hecho daño y han quedado heridas por tus acciones, para que el pasado no te persiga. Hay que cortar las ataduras, para que puedas reconciliarte contigo mismo, con Dios y con los demás, y así poder amar de nuevo con un amor puro, noble, limpio y verdadero.

Entradas relacionadas