Todo un Dios hecho Niño

Esto es precisamente lo que celebramos en Navidad. El Enmanuel, el que había de venir al mundo para liberarnos de la esclavitud del pecado, el Dios de Israel que había prometido la salvación, se hace uno de nosotros. No viene con la majestuosidad de los reyes y de los poderosos de la tierra, sino revestido de la humildad y de la pobreza más absoluta. Indefenso, queriendo necesitar de nosotros. En un establo, rodeado de animales, porque no había sitio para ellos en la posada. Porque los hombres no supieron reconocerlo.

La Navidad encierra grandes misterios de nuestra fe. Enunciamos cinco de ellos y te los explicamos de la mano de los últimos Papas.

Benedicto XVI Navidad 300x135 - Dios con nosotros, el misterio de la Navidad

1. Dios se ha hecho uno de nosotros para que podamos estar con Él

«Dios es tan grande que puede hacerse pequeño. Es tan poderoso que puede hacerse inerme y venir a nuestro encuentro como niño indefenso para que podamos amarlo. Es tan bueno que puede renunciar a su esplendor divino y descender a un establo para que podamos encontrarlo y, de este modo, su bondad nos toque, se nos comunique y continúe actuando a través de nosotros. Esto es la Navidad: “Tu eres mi hijo, hoy yo te he engendrado”. Dios se ha hecho uno de nosotros para que podamos estar con él, para que podamos llegar a ser semejantes a él. Ha elegido como signo suyo al Niño en el pesebre: él es así. De este modo aprendemos a conocerlo. Y en todo niño resplandece algún destello de aquel “hoy”, de la cercanía de Dios que debemos amar y a la cual hemos de someternos; en todo niño, también en el que aún no ha nacido«.

– Benedicto XVI, homilía de la misa de la Natividad del Señor 24 de diciembre de 2005.

María mirando al Niño Navidad Papas e1544894399862 300x199 - Dios con nosotros, el misterio de la Navidad

2. Encontrar a Cristo y contemplarlo con los ojos de María

«He aquí el icono de la Navidad: un recién nacido frágil, que las manos de una mujer envuelven con ropas pobres y acuestan en el pesebre.
¿Quién puede pensar que ese pequeño ser humano es el «Hijo del Altísimo»? (Lc 1, 32). Sólo ella, su Madre, conoce la verdad y guarda su misterio.
En esta noche también nosotros podemos «pasar» a través de su mirada, para reconocer en este Niño el rostro humano de Dios. También para nosotros es posible encontrar a Cristo y contemplarlo con los ojos de María.
La noche de Navidad se convierte así en escuela de fe y vida».

–  San Juan Pablo II, homilía de la Misa del 24 de diciembre de 2002

Francisco con el Niño en brazos 300x162 - Dios con nosotros, el misterio de la Navidad

3. La Navidad es misterio de esperanza y de tristeza

  • Misterio de tristeza:

«El misterio de la Navidad, que es luz y alegría, interpela y golpea, porque es al mismo tiempo un misterio de esperanza y de tristeza. Lleva consigo un sabor de tristeza, porque el amor no ha sido acogido, la vida es descartada. Así sucedió a José y a María, que encontraron las puertas cerradas y pusieron a Jesús en un pesebre, «porque no tenían [para ellos] sitio en la posada» (v. 7): Jesús nace rechazado por algunos y en la indiferencia de la mayoría. También hoy puede darse la misma indiferencia, cuando Navidad es una fiesta donde los protagonistas somos nosotros en vez de él; cuando las luces del comercio arrinconan en la sombra la luz de Dios; cuando nos afanamos por los regalos y permanecemos insensibles ante quien está marginado. ¡Esta mundanidad nos ha secuestrado la Navidad, es necesario liberarla!«.

  • Misterio de esperanza:

«Pero la Navidad tiene sobre todo un sabor de esperanza porque, a pesar de nuestras tinieblas, la luz de Dios resplandece. Su luz suave no da miedo; Dios, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura, naciendo pobre y frágil en medio de nosotros, como uno más. Nace en Belén, que significa «casa del pan». Parece que nos quiere decir que nace como pan para nosotros; viene a la vida para darnos su vida; viene a nuestro mundo para traernos su amor. No viene a devorar y a mandar, sino a nutrir y servir. De este modo hay una línea directa que une el pesebre y la cruz, donde Jesús será pan partido: es la línea directa del amor que se da y nos salva, que da luz a nuestra vida, paz a nuestros corazones«.

– Papa Francisco, homilía de la misa de la Natividad del Señor 24 de diciembre de 2016. 

FranciscoNinoJesus 300x167 - Dios con nosotros, el misterio de la Navidad

4. Dios sale a nuestro encuentro para hacernos protagonistas

«En el niño de Belén, Dios sale a nuestro encuentro para hacernos protagonistas de la vida que nos rodea. Se ofrece para que lo tomemos en brazos, para que lo alcemos y abracemos. Para que en él no tengamos miedo de tomar en brazos, alzar y abrazar al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al preso (cf. Mt 25,35-36). «¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo!». En este niño, Dios nos invita a hacernos cargo de la esperanza. Nos invita a hacernos centinelas de tantos que han sucumbido bajo el peso de esa desolación que nace al encontrar tantas puertas cerradas. En este Niño, Dios nos hace protagonistas de su hospitalidad.

Conmovidos por la alegría del don, pequeño Niño de Belén, te pedimos que tu llanto despierte nuestra indiferencia, abra nuestros ojos ante el que sufre. Que tu ternura despierte nuestra sensibilidad y nos mueva a sabernos invitados a reconocerte en todos aquellos que llegan a nuestras ciudades, a nuestras historias, a nuestras vidas. Que tu ternura revolucionaria nos convenza a sentirnos invitados, a hacernos cargo de la esperanza y de la ternura de nuestros pueblos«.

– Papa Francisco, homilía de la misa de la Natividad del Señor 24 de diciembre de 2017.

Benedicto XVI Navidad 300x157 - Dios con nosotros, el misterio de la Navidad

5. Podemos hablar de Dios porque Él ha hablado con nosotros

«¿Cómo hablar de Dios hoy? La primera respuesta es que nosotros podemos hablar de Dios porque Él ha hablado con nosotros. La primera condición del hablar con Dios es, por lo tanto, la escucha de cuanto ha dicho Dios mismo. ¡Dios ha hablado con nosotros! Así que Dios no es una hipótesis lejana sobre el origen del mundo; no es una inteligencia matemática muy apartada de nosotros. Dios se interesa por nosotros, nos ama, ha entrado personalmente en la realidad de nuestra historia, se ha auto-comunicado hasta encarnarse. Dios es una realidad de nuestra vida; es tan grande que también tiene tiempo para nosotros, se ocupa de nosotros. En Jesús de Nazaret encontramos el rostro de Dios, que ha bajado de su Cielo para sumergirse en el mundo de los hombres, en nuestro mundo, y enseñar el «arte de vivir», el camino de la felicidad; para liberarnos del pecado y hacernos hijos de Dios (cf. Ef 1, 5; Rm 8, 14). Jesús ha venido para salvarnos y mostrarnos la vida buena del Evangelio«,

– Benedicto XVI, audiencia general del 28 de noviembre de 2012.

(Visited 542 times, 1 visits today)

Join the discussion No Comments

Leave a Reply