pantocrator icono ruso - El regalo de Dios - Martes II Semana de Adviento

María nada podía ofrecer a José para intentar consolarlo. Y él tampoco podía dar nada a María. Pero ambos esperaban el regalo de Dios. Eso sí iba a ser un don del cielo.

Aquel hijo que sería el Salvador y que como profetizó Isaías sería llamado Maravilloso, Consejero, Poderoso, Príncipe de la Paz.

Sí. Nada deseaban más aquellos jóvenes esposos que recibir al que sería el Mesías.


Entrada anterior: Algunos rebeldes – Lunes II Semana de Adviento

Entrada siguiente: La lluvia – Miércoles II Semana de Adviento 

(Visited 208 times, 1 visits today)

Leave a Reply