crepusculo william turner - La lluvia - Miércoles II Semana de Adviento

La Liturgia reza algo poético estos días: que el cielo se abra y de sus altas nubes llueva el Justo.

En la alta Galilea, apenas llovía. Pero no sería extraño en estos días de diciembre encontrarse con un chaparrón en mitad del campo. María se dejaba mojar por aquella lluvia, que no podría purificar a la más pura. Pero que le recordaba al Salvador que con santa impaciencia llevaba encima.


Entrada anterior: El regalo de Dios – Martes II Semana de Adviento

Entrada siguiente: La llena de gracia – Jueves II Semana de Adviento

(Visited 163 times, 1 visits today)

Leave a Reply