Breve biografía

San Ambrosio nació en Tréveris, hacia 340 y murió en Milán, en el 397. De familia cristiana. Fue funcionario del Imperio romano, gobernador de Liguria y Emilia (370) y arzobispo de Milán.

Recibió el bautismo, la ordenación y la consagración en 374 y se dedicó al estudio de la teología y de las humanidades. Sus obras tienen un marcado carácter pastoral. Creó nuevas formas litúrgicas, promovió el culto a las reliquias en Occidente y convirtió y bautizó a San Agustín.

Tuvo que hacer frente a tres asuntos principales:

  1. la herejía arriana,
  2. la expansión del cristianismo entre los paganos del norte de Italia,
  3. y la intromisión del poder temporal en materia religiosa.

Murió en Milán en el año 397. Su cuerpo se conserva en la basílica ambrosiana, juntamente con los de los mártires Gervasio y Protasio, encontrados por él.

Obras y legado

Padre y doctor de la Iglesia Católica. Junto con San Jerónimo y San Agustín, San Ambrosio conforma el grupo de Padres de la Iglesia que constituyen la edad de oro de la patrística.

Escribió contra los arrianos “De la encarnación del Señor”, y desarrolló, a través de concilios y una densa red de relaciones con otros obispos, una actividad pastoral muy activa para defender la fe de los ataques que estaba sufriendo, tanto fuera como dentro.

A su celo pastoral se debe la mayor parte de sus obras, que son, por lo general, predicaciones. Entre sus obras, destacan el famoso Hexamerón, las exégesis sobre figuras del Antiguo Testamento o sobre el Evangelio de San Lucas, los escritos morales Los deberes de los ministros de Dios, los escritos ascéticos como el De las vírgenes y los dogmáticos De los misterios y De los Sacramentos. Dejó, además, noventa y una cartas y algunos himnos incluidos en el Breviario.

Basílica de San Ambrosio 300x158 - 7 de diciembre: San Ambrosio

Basílica de San Ambrosio, en Milán.

Vídeo

Benedicto XVI explicó algunos detalles de su vida en la audiencia general del 24 de octubre de 2007.

9 frases de San Ambrosio

Entradas relacionadas