Vida de San Juan XXIII

Nace en Sotto il Monte, Bérgamo, Lombardía, Italia, el 25 de noviembre de 1881-Ciudad del Vaticano, y muere el 3 de junio de 1963. Es el papa de la sonrisa, también llamado el papa de la bondad, y el «papa bueno», que convocó el Concilio Vaticano II.

Las 8 Encíclicas que escribió Juan XXIII

Pacem in terris (11 de abril de 1963) – Sobre la paz entre todos los pueblos que ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad.
Paenitentiam Agere (1 de julio de 1962) – Sobre la penitencia por el feliz éxito del Concilio Vaticano II.
Aeterna Dei Sapientia (11 de noviembre de 1961) – Sobre San León I Magno
Mater et Magistra (15 de mayo de 1961) – Sobre la cuestión social a la luz de la doctrina cristiana
Princeps Pastorum (28 de noviembre de 1959) – Sobre el apostolado misionero
Grata Recordatio (26 de septiembre de 1959) – Sobre el rezo del Santo Rosario
Sacerdotii Nostri Primordia (1 de agosto de 1959) – Centenario del Santo Cura de Ars
Ad Petri Cathedram (29 de junio de 1959) – Sobre la unidad paz y verdad que se han de promover con el Espíritu Santo

Décalogo de la serenidad

Este decálogo es también conocido como “Solo por hoy” es una guía para explicar cómo afrontar las preocupaciones y problemas de la vida, con espíritu cristiano.

1. Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente al día, sin querer resolver los problemas de mi vida todos de una vez.

2. Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé criticar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo.

3. Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en éste también.

4. Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten todas a mis deseos..

5. Sólo por hoy dedicaré diez minutos a una buena lectura; recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

6. Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

7. Sólo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer; y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

8. Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

9. Sólo por hoy creeré firmemente -aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la buena Providencia de Dios se ocupa de mí, como si nadie más existiera en el mundo.

10. Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.

Juan XXIII y el Rosario

San Juan XXIII escribió una contemplación de los misterios del Rosario. Fue un anexo a su carta apostólica “Il Religioso Convegno, publicada en 1961. Pero no fue el único documento que publicó sobre el Rosario, sino que también escribió una encíclica y consideraba el Rosario como una devoción importante y con una relevante dimensión contemplativa.

 

El Papa Francisco habla sobre Juan XXIII

En Twitter, en 2017 publicaba este tuit.

En la rueda de prensa del 29 de julio de 2013, volviendo del viaje a Brasil con motivo de la JMJ de 2013, respondía así a los periodistas sobre Juan XXIII. El Papa Bueno sería canonizado el año siguiente junto con Juan Pablo II. Debido a la coincidencia temporal de muchas personas con Juan Pablo II a su reciente recuerdo, Juan XXIII se convirtió de alguna manera en “El Papa olvidado”.

 

Discurso de la luna de Juan XXIII

Uno de los más famosos discursos del Papa Bueno es el discurso de la luna, que pronunció en 1962, cuando había ya comenzado el Concilio Vaticano II.

Frases de Juan XXIII

 

Entradas relacionadas

Leave a Reply