amistad 2

Las grandes oportunidades a menudo
se esconden en las tareas pequeñas.
Las cosas pequeñas de la vida determinan las grandes.
– Rick Warren –

No calculó bien el conductor la altura y el camión quedó atrapado en el paso inferior de un cruce de autovías. No podía moverse ni hacia adelante ni hacia atrás. Se originó el consiguiente tapón y la gente fue dando sus opiniones. Mientras llegaban la policía y los ingenieros especializados, un niño se acerca al conductor:

─ Señor, yo sé cómo sacar el camión de ahí.
─ Vale, vale. ¡Ya veo que aquí todo el mundo es un experto!, farfulló el malhumorado conductor.
Bastaría, señor ─prosiguió el niño─ con quitar un poco de aire a los neumáticos.

Justo esa fue la solución que dieron los ingenieros. Esos pocos centímetros marcaron la diferencia, y el camión pudo atravesar el paso inferior sin ningún problema.

Es lo que ocurre con frecuencia, que, a veces, la solución es tan sencilla, tan sencilla que se la ignora. Sin embargo, la experiencia nos demuestra que, en ocasiones, la solución a un problema es una minucia. Una pequeña luz en la oscuridad puede cambiar las cosas.

Aterricemos, por ejemplo, en la amistad. Es natural querer gustar a otros, ser popular entre los amigos, los compañeros de trabajo, la familia…, pero a menudo algo insignificante nos retiene y nos sentimos como atascados en las circunstancias actuales; nos resulta difícil tomar la iniciativa para hacer amigos.

En tales circunstancias, tal vez bastaría introducir algún pequeño cambio en nuestro comportamiento para resultar más interesantes y agradables y, así, facilitarnos el trabar amistades.

Un detalle insignificante pero vital es el punto de partida: para tener amigos, suele ser necesario estar dispuesto a ser amigo. Así pues, hemos de mirar con honestidad a nuestro interior y hacer un examen crítico que determine si tenemos algún rasgo que pueda estar reteniéndonos, impidiéndonos hacer las amistades que deseamos.

Lo que hacemos por lo demás retorna a nosotros. Si somos amables, generosos, afectuosos…, lo demás nos tratarán, normalmente, del mismo modo porque, como dice John Templeton: es agradable ser importante, pero es más importante ser agradable.

Tomémonos un momento para mirarnos al espejo y hacer lo que sea necesario para convertirnos en el amigo que queremos ser. Hay que tener cuidado con las cosas pequeñas porque su ausencia o presencia pueden cambiarlo todo; la perfección no es cosa pequeña, pero está hecha de pequeñas cosas.

Disfrutar de las bendiciones de la vida podría depender de algo insignificante, tan insignificante como un poco de aire.

(Visited 75 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply