lo siento e1547207032320 - Lo siento

Dos palabras gigantescas: «lo siento».
-Markus Zusak-

 Hace ya algún tiempo, miraba distraído un partido de béisbol por la televisión. El lanzador de uno de los equipos, arrojó una bola rápida que fue a golpear a un bateador. En ese momento, la pantalla muestra un primer plano de la cara del lanzador pidiendo disculpas al bateador: lo siento. El bateador hizo un gesto amistoso al lanzador, y el juego continuó.
No fue más que un acto de cortesía, pero me impactó de tal forma que, aunque ya hace algún tiempo, lo sigo recordando como si fuese ayer.

Hace poco, en un cruce de calles sin ceda el paso, un motorista hizo señas a otro para que pasara, y el que recibió el favor, sonrió agradecido. El que cedió el paso, rebosaba satisfacción.
Es muy poca cosa, pero representa algo mucho mayor, porque, en última instancia, se trata de algo relacionado con la compasión, con el hacerse cargo de la necesidad ajena, con el ponerse en el lugar del otro, un hábito muy escaso en estos tiempos, y que, por desgracia, tiende a escasear más cada día.

Dicen que los parientes consanguíneos de la cortesía normal y corriente son la amabilidad, la simpatía y la consideración, y que la recompensa por ejercitarlas es el sentirse bien por haberlo hecho.
Ser cortés, ser educado en la vida cotidiana, crea un ambiente más respirable. Aprender a respetar ciertas reglas de comportamiento: decir buenos días, gracias, por favor, perdón, sonreír…, es una muestra de autodominio y de valoración de los demás.

El papa Francisco lo dijo así: La palabra permiso nos recuerda que debemos ser delicados, respetuosos y pacientes con los demás, incluso con los que nos une una fuerte intimidad. Como Jesús, nuestra actitud debe ser la de quien está a la puerta y llama. Dar las gracias parece un signo de contradicción para una sociedad recelosa, que lo ve como debilidad. Sin embargo, la dignidad de las personas y la justicia social pasan por una educación a la gratitud. Una virtud que, para el creyente, nace del corazón mismo de su fe. Finalmente, el perdón es el mejor remedio para impedir que nuestra convivencia se agriete y llegue a romperse. El Señor nos lo enseña en el padrenuestro, aceptar nuestro error y proponer corregirnos es el primer paso para la sanación. Esposos, no terminen nunca el día sin reconciliarse (13 mayo 2015).

La amabilidad, la simpatía y la consideración son ingredientes que hacen más habitable este mundo nuestro. Y estos ingredientes se activan cuando, a base de practicarlo,  utilizamos con naturalidad y sinceridad el: lo                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  siento.

(Visited 15 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published.