20140804-160614-57974952.jpg
Una exdirectora de una clínica de Planned Parenthood -el negocio abortista más grande de Estados Unidos- afirma que el valor que se pone a la vida humana es de 313 dólares. Abby Jonshon, ahora activista provida, ha hablado recientemente sobre las cuotas que deben pagar las mujeres que se someten a un aborto en Planned Parenthood.

Johnson cuenta que su supervisor le informó de que la clínica necesitaba doblar el número de abortos que se estaban haciendo, y que eso suponía matar a 1.135 bebés por año para cumplir con los objetivos financieros de los jefes. “Este hecho me molestó, pues yo creía realmente que nuestro objetivo era conseguir reducir el número de abortos. Después de todo, esto es lo que decíamos a los medios de comunicación”, señala. También dice que “cuando le comenté mis preocupaciones al supervisor, él se rió y me dijo: ‘pero Abby, el aborto es lo que nos da dinero'”. Abby abandonó Planned Parenthood unas semanas después de ver estas prácticas. Desde entonces, ha estado hablando sobre los precios que ponen las clínicas a la vida humana.

Este testimonio plantea varias cuestiones: ¿El fin último de las clínicas abortistas es realmente ayudar a la mujer? Si este es su principal objetivo, ¿por qué sus servicios no son gratuitos? Las clínicas abortistas han llegado a recaudar en un año 52 millones de euros en España y más de 164 millones dólares en Estados Unidos. Resulta bastante contradictorio que sean las organizaciones provida quienes ofrezcan apoyo integral a la mujer sin esperar nada a cambio.

El siguiente vídeo aborda en tres minutos todas estas cuestiones en el caso de Planned Parenthood. Como dice Abby Johnson, “las mujeres y sus hijos valen más que 313 dólares: las vidas humanas no tienen precio”.

(Visited 905 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply