Francisco I

No seguimos al Papa Francisco porque sea argentino, jesuita, o hable español. Ni porque sea muy sobrio, humilde y piadoso, o ame a los pobres. Le queremos con toda nuestra alma porque es el representante de Cristo en la tierra.

La tarea que tiene, desde el punto de vista humano, es durísima: llevar el peso de la Iglesia y suceder a dos gigantes espirituales como Juan Pablo II y Benedicto XVI. Aceptar esta tarea con 76 años es como aceptar el martirio. Lo primero que hizo tras ser elegido fue ponernos a todos a rezar. Para los medios de comunicación que se preguntaban con tanto interés qué tipo de Papa vendría, ya tienen una primera respuesta.

Francisco, cuenta con nuestros corazones, nuestras oraciones y nuestras vidas para la nueva evangelización y para mostrar al mundo el verdadero rostro de Cristo. #HabemusPapam!

(Visited 41 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply