Exhortación Apostólica Postsinodal “Christus Vivit

Terminó el Sínodo de los jóvenes. Francisco nos prometió una carta con las conclusiones y líneas de acción a seguir, y ¡aquí está! Si quieres descárgatelo como libro electrónico pincha en este enlace y elige el formato que mejor te convenga: Exhortación Apostólica “Christus vivit.

¿A quién está dirigida la “Christus Vivit“?

A todos, tanto a los jóvenes como a todo el Pueblo de Dios. Así lo recoge en el prólogo Francisco. Esta carta es para todos.

¿Cuántos puntos tiene la “Christus Vivit”?

Christus Vivit” consta nada más y nada menos que de 299 puntos.

¿Cómo comienza la “Christus Vivit“?

Así comienza la Exhortación Christus Vivit(transcribimos a continuación el prólogo):

1. Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces, las primeras palabras que quiero dirigir a cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!

2. Él está en ti, Él está contigo y nunca se va. Por más que te alejes, allí está el Resucitado, llamándote y esperándote para volver a empezar. Cuando te sientas avejentado por la tristeza, los rencores, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará allí para devolverte la fuerza y la esperanza.

3. A todos los jóvenes cristianos les escribo con cariño esta Exhortación apostólica, es decir, una carta que recuerda algunas convicciones de nuestra fe y que al mismo tiempo alienta a crecer en la santidad y en el compromiso con la propia vocación. Pero puesto que es un hito dentro de un camino sinodal, me dirijo al mismo tiempo a todo el Pueblo de Dios, a sus pastores y a sus fieles, porque la reflexión sobre los jóvenes y para los jóvenes nos convoca y nos estimula a todos. Por consiguiente, en algunos párrafos hablaré directamente a los jóvenes y en otros ofreceré planteamientos más generales para el discernimiento eclesial.

4. Me he dejado inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo del año pasado. No podré recoger aquí todos los aportes que ustedes podrán leer en el Documento final, pero he tratado de asumir en la redacción de esta carta las propuestas que me parecieron más significativas. De ese modo, mi palabra estará cargada de miles de voces de creyentes de todo el mundo que hicieron llegar sus opiniones al Sínodo. Aun los jóvenes no creyentes, que quisieron participar con sus reflexiones, han propuesto cuestiones que me plantearon nuevas preguntas.

Pero, antes de seguir adelante, ¿qué es una Exhortación Apostólica?

¿Qué es una exhortación apostólica? ¿Cuántas hay? ¿Qué número hace Christus Vivit? ¿Qué diferencia hay entre una exhortación y una encíclica? Éstas y otras preguntas resueltas aquí:

¿Qué es una Exhortación Apostólica?

4 peligros en los que podemos caer

Sin duda este documento es una joya, pero… hay “un pero”. Tiene una pega: que es muy extenso. Esto puede conducirnos a varios peligros:

  1. Como es tan larga, no leerla.
  2. Poner al mismo nivel todas las ideas que aparecen y se recogen.
  3. Quedarme con lo superficial y perderme lo esencial.
  4. Acabar de leerla y no saber por dónde empezar.

Para evitarlos, te dejamos las 4 ideas más importantes que todos deberíamos grabarnos a fuego en el alma.

Encuentra más infográficos como este en nuestra cuenta de Pinterest

4 ideas esenciales para grabarte a fuego de la “Christus Vivit

En el capítulo IV, titulado “El gran anuncio para todos los jóvenes“,  Francisco hace un inciso y explica lo que nunca nadie debería olvidarse, lo más importante del mensaje cristiano.

Más allá de cualquier circunstancia, a todos los jóvenes quiero anunciarles ahora lo más importante, lo primero, eso que nunca se debería callar. Es un anuncio que incluye tres grandes verdades que todos necesitamos escuchar siempre, una y otra vez“, n. 111.

Y eso es precisamente lo que te proponemos que te grabes a fuego de la “Christus Vivit“:

  1. Dios es Amor.
  2. Cristo te salva.
  3. Cristo Vive, ha resucitado.
  4. El Espíritu da Vida.

1. Dios es Amor

Dios te ama:

Ante todo quiero decirle a cada uno la primera verdad: “Dios te ama”. Si ya lo escuchas- te no importa, te lo quiero recordar: Dios te ama. Nunca lo dudes, más allá de lo que te suceda en la vida. En cualquier circunstancia, eres infinitamente amado“, n. 112.

A Dios le importas:

Para Él realmente eres valioso, no eres insignificante, le importas, porque eres obra de sus manos. Por eso te presta atención y te recuerda con cariño“, n. 115.

El Amor de Dios se escribe con mayúscula:

Es un amor «que no aplasta, que no margina, que no se calla, un amor que no humilla ni avasalla. Es el amor del Señor, un amor de todos los días, discreto y respetuoso, amor de libertad y para la libertad, amor que cura y que levanta. Es el amor del Señor que sabe más de levantadas que de caídas, de reconciliación que de prohibición, de dar nueva oportunidad que de condenar, de futuro que de pasado»“, n. 116.

Todo es para Bien:

Cuando te pide algo o cuando sencillamente permite esos desafíos que te presenta la vida, espera que le des un espacio para poder sacarte adelante, para promoverte, para madurarte. No le molesta que le expreses tus cuestionamientos, lo que le preocupa es que no le hables, que no te abras con sinceridad al diálogo con Él“, n. 117.

2. Cristo te salva

Dios ha dado su vida por ti en la Cruz:

La segunda verdad es que Cristo, por amor, se entregó hasta el final para salvarte. Sus brazos abiertos en la Cruz son el signo más precioso de un amigo capaz de llegar hasta el extremo: «Él, que amó a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin» (Jn 13,1)“, n. 118.

Ese Cristo que nos salvó en la Cruz de nuestros pecados, con ese mismo poder de su entrega total sigue salvándonos y rescatándonos hoy” (…) “Y si pecas y te alejas, Él vuelve a levantarte con el poder de su Cruz“, n. 119.

El amor de Dios está por encima de tus pecados:

El amor del Señor es más grande que todas nuestras contradicciones, que todas nuestras fragilidades y que todas nuestras pequeñeces. Pero es precisamente a través de nuestras contradicciones, fragilidades y pequeñeces como Él quiere escribir esta historia de amor“, n. 120.

La salvación y su perdón es un regalo que no mereces:

Su perdón y su salvación no son algo que hemos comprado, o que tengamos que adquirir con nuestras obras o con nuestros esfuerzos. Él nos perdona y nos libera gratis. Su entrega en la Cruz es algo tan grande que nosotros no podemos ni debemos pagarlo, sólo tenemos que recibirlo con inmensa gratitud y con la alegría de ser tan amados antes de que pudiéramos imaginarlo: «Él nos amó primero» (1 Jn 4,19)“, n. 121.

Tu vida es un tesoro, vale toda la sangre de Cristo:

Jóvenes amados por el Señor, ¡cuánto valen ustedes si han sido redimidos por la sangre preciosa de Cristo! Jóvenes queridos, ustedes «¡no tienen precio! ¡No son piezas de subasta! Por favor, no se dejen comprar, no se dejen seducir, no se dejen esclavizar por las colonizaciones ideológicas que nos meten ideas en la cabeza y al final nos volvemos esclavos, dependientes, fracasados en la vida. Ustedes no tienen precio: deben repetirlo siempre: no estoy en una subasta, no tengo precio. ¡Soy libre, soy libre! Enamórense de esta libertad, que es la que ofrece Jesús»”, n. 122.

Mira al crucificado y déjate salvar por Él:

Mira los brazos abiertos de Cristo crucificado, déjate salvar una y otra vez. Y cuando te acerques a confesar tus pecados, cree firmemente en su misericordia que te libera de la culpa. Contempla su sangre derramada con tanto cariño y déjate purificar por ella. Así podrás renacer, una y otra vez!”, n. 123.

3. Cristo Vive, ha resucitado

Cristo ha resucitado:

Pero hay una tercera verdad, que es inseparable de la anterior: ¡Él vive! Hay que volver a recordarlo con frecuencia, porque corremos el riesgo de tomar a Jesucristo sólo como un buen ejemplo del pasado, como un recuerdo, como alguien que nos salvó hace dos mil años. Eso no nos serviría de nada, nos dejaría iguales, eso no nos liberaría. El que nos llena con su gracia, el que nos libera, el que nos transforma, el que nos sana y nos consuela es alguien que vive. Es Cristo resucitado, lleno de vitalidad sobrenatural, vestido de infinita luz. Por eso decía san Pablo: «Si Cristo no resucitó vana es la fe de ustedes » (1 Co 15,17)“, n. 124.

Está presente en tu vida, camina contigo:

Si Él vive, entonces sí podrá estar presente en tu vida, en cada momento, para llenarlo de luz. Así no habrá nunca más soledad ni abandono. Aun- que todos se vayan Él estará, tal como lo prometió: «Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo» (Mt 28,20). Él lo llena todo con su presencia invisible, y donde vayas te estará esperando. Porque Él no sólo vino, sino que viene y seguirá viniendo cada día para invitarte a caminar hacia un horizonte siempre nuevo“, n. 125.

El mal no tiene la última palabra, porque Cristo lo ha superado, te ha salvado:

Contempla a Jesús feliz, desbordante de gozo. Alégrate con tu Amigo que triunfó. Mataron al santo, al justo, al inocente, pero Él venció. El mal no tiene la última palabra. En tu vida el mal tampoco tendrá la última palabra, porque tu Amigo que te ama quiere triunfar en ti. Tu salvador vive”, n. 126.

Si Él vive eso es una garantía de que el bien puede hacerse camino en nuestra vida, y de que nuestros cansancios servirán para algo. Entonces podemos abandonar los lamentos y mirar para adelante, porque con Él siempre se puede. Esa es la seguridad que tenemos. Jesús es el eterno viviente. Aferrados a Él viviremos y atravesaremos todas las formas de muerte y de violencia que acechan en el camino“, n. 127.

El encuentro con Cristo te llevará a darlo a conocer a otros:

Si alcanzas a valorar con el corazón la belleza de este anuncio y te dejas encontrar por el Señor; si te dejas amar y salvar por Él; si entras en amistad con Él y empiezas a conversar con Cristo vivo sobre las cosas concretas de tu vida, esa será la gran experiencia, esa será la experiencia fundamental que sostendrá tu vida cristiana. Esa es también la experiencia que podrás comunicar a otros jóvenes. Porque «no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva»“, n. 129.

4. El Espíritu da Vida:

El protagonista es el Espíritu Santo, no tú:

En estas tres verdades –Dios te ama, Cristo es tu salvador, Él vive– aparece el Padre Dios y aparece Jesús. Dónde están el Padre y Jesucristo, también está el Espíritu Santo. Es Él quien está detrás, es Él quien prepara y abre los corazones para que reciban ese anuncio, es Él quien mantiene viva esa experiencia de salvación, es Él quien te ayudará a crecer en esa alegría si lo dejas actuar. El Espíritu Santo llena el corazón de Cristo resucitado y desde allí se derrama en tu vida como un manantial. Y cuando lo recibes, el Espíritu Santo te hace entrar cada vez más en el corazón de Cristo para que te llenes siempre más de su amor, de su luz y de su fuerza“, n. 130.

Acude a Él cada día y pídele que contagies el amor de Dios a tu alrededor:

Invoca cada día al Espíritu Santo, para que renueve constantemente en ti la experiencia del gran anuncio“, n. 131.

Él es el manantial de la mejor juventud“, n. 133.

Enamórate y no le dejarás, no le dejes y te enamorarás“:

¿Buscas pasión? Como dice ese bello poema: ¡Enamórate! (o déjate enamorar), porque «nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de Él de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación, y acaba por ir dejando su huella en todo. Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama en la mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo quelees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud. ¡Enamórate! ¡Permanece en el amor! Todo será de otra manera». Este amor a Dios que toma con pasión toda la vida es posible gracias al Espíritu Santo, porque «el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que nos ha sido dado» (Rm 5,5)“, n. 132.

Entradas relacionadas

Ser santo
Next Post

Join the discussion No Comments

Leave a Reply