Breve biografía de San Nicolás de Bari

Nació en el año 270 en la actual Turquía. Tras la muerte de sus padres, repartió su herencia a los pobres y se ordenó sacerdote.

Fue obispo de Mira, mitra para la cual fue electo de manera muy curiosa: Se dice que no se ponían de acuerdo los votantes (en ese entonces estos cargos se otorgaban por votación) y decidieron que el próximo sacerdote que entrara a donde estaban votando sería el obispo; entró Nicolás.

Combatió al hereje Arrio y fue perseguido en varias ocasiones. Murió en la diócesis que gobernó y sus reliquias descansan en Bari.

Su figura ha dado origen al mito de Santa Claus (o Klaus), conocido también como Papá Noel basados en la tradición de cómo ejercía la caridad.

Aspectos relevantes:

Es considerado el santo de la generosidad, que practicaba desde niño. “Sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto”, dijo a sus padres una vez. Heredó una gran fortuna que repartió íntegra antes de marcharse al monasterio.

Participó en el Concilio de Nicea donde se opuso a la ideología arriana.

Usaba un tacto exquisito para defender la doctrina frente a las herejías. En cambio, para defender a los pobres y débiles, se mostraba enérgico y firme.

Es el santo más representado después de la Virgen María.

De San Nicolás a Santa Claus y Papá Noel

El nombre Santa Claus se creó a raíz del nombre del santo en alemán, San Nikolaus.

El aspecto de San Nicolás de Bari era muy distinto al que se le atribuye hoy: era de  complexión delgada y de gran estatura. Y el hecho de que lo representen siempre con una bolsa y tenga la fama de repartidor de regalos se debe a que, en cierta ocasión, el santo tuvo conocimiento de que la hija de uno de sus vecinos iba a casarse y su padre no tenía dinero para la dote, por lo que decidió entregarle una bolsa con monedas de oro. Así, la boda pudo celebrarse y, desde entonces, cobró fuerza la costumbre de intercambiar regalos en Navidad.

trineo de Papá Noel 300x225 - 6 de diciembre: San Nicolás

Historia y recorrido hasta la imagen actual: la verdadera historia de Papá Noel

La imagen familiar de Santa Claus con el trineo, los renos y las bolsas con regalos es una invención estadounidense. En 1823, el escritor inglés Clement Moore escribió el poema ‘Una visita de San Nicolás‘, imaginando que Papá Noel surcaba los cielos en un trineo llevado por, al menos, nueve renos – Rudolph, Donner, Blitcher, Cometa, Cupido, Brillante, Danzante, Centella y Zorro -, y no que repartía sus regalos a pie o montando en un caballo como se había aceptado hasta entonces.

Ellos le dieron también su actual aspecto. Una conocida marca de refrescos encargó al caricaturista Thomas Nast que dibujara un Papá Noel humanizado y cuya imagen fuera más cercana a las personas para su campaña navideña. Así surgió el Papá Noel vestido de rojo, con cinturón y botas negras que permanece hasta hoy en el imaginario popular.

A día de hoy, la historia cuenta que Papá Noel vive en el Polo Norte acompañado de la señora Noel y de un grupo de duendes que son los encargados de fabricar los juguetes que desean los niños de todo el mundo. Cuando llega la noche del 24 de diciembre, Papá Noel carga todos sus regalos en un saco y recorre el mundo dejando los regalos de los niños debajo del árbol de Navidad.

Santa Claus guiñando el ojo 300x169 - 6 de diciembre: San Nicolás

Google homenajea a San Nicolás de Bari, Santa Claus o Papá Noel para los niños:

Google también se suma al homenaje a este querido y gran santo, que tanto gusta a los más pequeños de la casa y ha desarrollado una web con juegos donde puedes ayudar a Santa Claus a preparar los regalos, a buscar y localizar su paradero actual…

Incluso ha creado un canal de YouTube donde puedes encontrar parte de estos simpáticos y divertidos juegos.

Oración a San Nicolás:

Oh glorioso San Nicolás
mi especial protector!

Desde aquella morada de luz, en que gozáis de la presencia divina, volved vuestros ojos hacia mí, y alcanzadme del Señor aquellas gracias y auxilios convenientes a mis presentes necesidades, tanto espirituales como corporales, y en particular la gracia …, que sea conducente para mi eterna salvación.

Proteged también, oh glorioso santo obispo, a nuestro Sumo Pontífice, a la Iglesia Santa y a esta ciudad. Reducid al camino recto de la salvación a los que viven sumidos en el pecado, o envueltos en las tinieblas de la ignorancia, del error y de la herejía.

Consolad a los afligidos, socorred a los necesitados, confortad a los temerosos, defended a los oprimidos, asistid a los enfermos; y haced por fin que todos experimenten los efectos de vuestro poderoso patrocinio para con el Supremo Dispensador de todos los bienes.

Amén.

Otros enlaces de interés:

Entradas relacionadas