Biografía de Santa Isabel

Prima de la Santísima Virgen María, Tía de Jesucristo.

Estaba casada con San Zacarías, madre de San Juan el Bautista.

Las palabras que inspirada por el Espíritu Santo dijo sobre María, forman parte del “Ave María” la más conocida de las oraciones que la Iglesia le dedica a la Madre del Señor.

Santa Isabel en el Evangelio

Santa Isabel es protagonista de uno de los episodios que narra el evangelio de San Lucas acerca de la Virgen María. Lo cuenta así:

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor! 

Este momento se conoce como la Visitación y lo reflejó el pintor Rafael Sanzio es su cuadro La Visitación en el siglo XV. Este episodio es un momento importante en el rezo del Santo Rosario y es el segundo misterio gozoso.

 

La vocación de Santa Isabel: prima de la madre del Mesías

Santa Isabel, la prima de la Madre del Mesías