El 13 de mayo, Juan Pablo II y la Virgen de Fátima:

¿Conoces la relación entre Juan Pablo II y la Virgen de Fátima? ¿Fue casualidad que el atentado fuera una 13 de mayo? ¿Es verdad que la Virgen desvió la bala para que no muriera el Santo Padre? Son muchas las preguntas abiertas, y quizás no tantas las respuestas concluyentes a las mismas. Pero sin duda detrás de todas esas casualidades estuvo Ella.

Crónica del 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro:

Mons. Stanislaw Dziwisz cuenta con detalle lo que ocurrió aquel día:

Momento en el Juan Pablo II se desploma tras el atentado.

«Mientras daba la segunda vuelta a la plaza durante la audiencia general, se escucharon los disparos contra Juan Pablo II. Alí Mehmet Agca, un asesino profesional, disparó con una pistola, hiriendo al Santo Padre en el vientre, en el codo derecho y en el dedo índice. Un proyectil traspasó el cuerpo y cayó entre el Papa y yo. Escuché dos tiros. Las balas hirieron a otras dos personas.
Pregunté al Santo Padre:
– ¿Dónde?
Respondió:
– En el vientre.
– ¿Le duele?
– Me duele.
Y en aquel instante comenzó a agacharse. Al estar yo detrás de él, pude sostenerlo. Estaba perdiendo las fuerzas.
Fue un momento dramático».

Una fuerza invisible salvó la vida de Juan Pablo II:

»Hoy puedo decir que en aquel instante entró en acción una fuerza invisible, que permitió salvar la vida del Santo Padre, que corría peligro de muerte. No había tiempo para pensar; no había un médico al alcance de la mano. Una sola decisión equivocada podía tener efectos catastróficos. Cada minuto era precioso. Inmediatamente lo introdujimos en la ambulancia, y a gran velocidad nos dirigimos al Policlínico Gemelli. Durante el trayecto el Santo Padre estaba aún consciente; perdió el conocimiento al ingresar en el hospital. Mientras le fue posible, oró en voz baja.»

La custodia de la bala: la corona de la Virgen de Fátima

En 1984, el Papa Wojtyla formalizó su devoción y agradecimiento a la Virgen donando al santuario de Fátima la bala que le extrajeron; la misma que fue engarzada en la parte superior de la corona de la Virgen y cuya imagen se aprecia a continuación.

Bala del atentado que hirió a san Juan Pablo II, engarzada en la corona de la Virgen de Fátima, como muestra de agradecimiento por su protección.

 

Todas las oraciones de los Papas en Fátima

One Comment

Leave a Reply