Octubre, mes del Rosario

¿Por qué octubre y no otro mes? 

La historia del Rosario se remonta al siglo XII. Fue la mismísima Virgen la que se le apareció a Santo Domingo de Guzmán y le enseñó a rezarlo. Sin embargo, no fue hasta la Edad Media, cuando se extendió esta devoción. Los cristianos, conscientes del peligro que corría su fe bajo la dominación musulmana, empezaron a encomendarse a la ayuda de Dios a través de la intercesión de María.

El Papa, que en ese momento era Pío V, pidió a los soldados que iban a combatir en la batalla de Lepanto que rezasen el Rosario en la flota. Al saber después que habían ganado la lucha frente a los turcos, instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias el mismo 7 de octubre.

Un año después, Gregorio XIII la renombró como Nuestra Señora del Rosario y determinó que se celebrase el primer domingo de octubre (día en que se ganó la batalla). Actualmente se celebra el 7 de octubre y algunos dominicos la festejan el primer domingo de mes.

Contemplar los Misterios del Rosario

El Santo Rosario es la devoción mariana más destacada, ya que Nuestra Madre nos ha dicho en repetidas ocasiones los beneficios de rezarlo.

San Juan Pablo II dejó escrito en la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, n.14 la importancia de acompañar a María en el rezo de esta oración: “Recorrer con María las escenas del Rosario es como ir a la ‘escuela’ de María para leer a Cristo, para penetrar sus secretos, para entender su mensaje”.

Es también un instrumento de fe. Los 20 Misterios que lo componen, forman en su conjunto un compendio del Evangelio. Suponen una fantástica ayuda para conocer más a Jesús, recorriendo su vida a través de los ojos de María.

Una forma de contemplarlos: a través del arte

Un buen modo de contemplar el Rosario es hacerlo a través del arte. Los artistas de todas las épocas han sabido plasmar la alegría, el dolor, la gloria y la luz de la vida de Cristo.

Hay pocas formas mejores de vivir este mes de octubre que la Iglesia dedica a esta preciosa y eficaz devoción. Te animamos a que te metas en cada Misterio, como un personaje más, siendo el consuelo de Jesús en el Huerto de los Olivos, yendo a visitar a Santa Isabel con María o poniéndote a la cola, para dejar que San Juan Bautista te bautice en el Jordán.

 

1. Misterios Gozosos:

2. Misterios Dolorosos:

3. Misterios Gloriosos:

4. Misterios Luminosos:

 

Leave a Reply