¿Qué hacer cuando aparecen las dificultades en el matrimonio?

Esta es la tercera y última parte de la entrevista a María Álvarez de las Asturias. En ella aborda este complicado pero importante tema: ¿qué hacer cuando aparecen las dificultades en el matrimonio? Cuando se apaga el amor aparece la tentación de creer que la única vía es la ruptura. Que ya no compensa seguir aguantando, ni peleando por algo que ha dejado de funcionar. Cuando sopla el viento de la duda, del no me lo imaginaba así, no sabía que casarse era tan duro, parece que la solución es dar por terminada la relación que se empezó. La fidelidad parece no estar en alza. La lealtad ha pasado de ser un bien, a ser convertirse en una carga.

18e381ed ae88 40cf 8b1c fdd4366722de 300x225 - Una decisión original: guía para casarse por la Iglesia (IV)

María Álvarez de las Asturias y Lucas Buch dedicando varios ejemplares de su libro “Una decisión original: guía para casarse por la Iglesia” al equipo de Arguments.

Vale la pena, amar para siempre es posible

Que haya dificultades en el matrimonio no significa que esté llegando a su punto y final. Las dificultades pueden convertirse en muelles que hagan crecer el amor, si se pelean juntos, si se buscan soluciones entre los dos. Pero hay que saber manejarlas. Y cuando no se logran vencer, pedir ayuda.

No os conforméis con la mediocridad. Amar para siempre se puede, hay muchos que lo han conseguido. Aunque parezca que son más los que rompen su matrimonio y comienza una nueva vida con otra persona, hay muchos más que viven su matrimonio feliz. Con dificultades, subidas y bajadas; pero felices, leales, juntos. Sí, se puede y vale la pena pelearlo para salvarlo, para acrecentar el amor, para avivarlo cuando se debilita.

Aceptar las dificultades y pedir ayuda a otros

Como todo en esta vida, lo primero es reconocer lo que nos pasa. Aceptar que estamos pasando por un momento de dificultad en la relación. Si no lo reconocemos, no podremos ponerle solución, y cada vez se hará más y más grande el problema, y la distancia entre los dos crecerá.

Pero si lo reconocemos, si le ponemos nombre, si tratamos de buscar soluciones entre los dos, y pedimos ayuda si vemos que solos no podemos salir de ese atolladero, veremos que el amor sale reforzado, purificado, fortalecido. Y lo que empezó siendo algo doloroso, se ha convertido en algo bueno, porque nos ha ayudado a reconducir y rectificar cosas que quizás no iban pero no les habíamos dado la importancia que tenían.

Entradas relacionadas

Leave a Reply