No es oro todo lo que reluce

No te dejes llevar por la primera impresión, porque puedes equivocarte por completo. A veces las apariencias engañan. Conoce a los demás, no solo por fuera, sino sobre todo, por dentro. Lo más importante no es cómo visten, qué música escuchan y qué hacen cuando se aburren, sino a qué le dan importancia, qué valoran. En definitiva: qué tienen en su corazón.

No es que lo de fuera, lo externo, sea indiferente; puesto que de alguna forma, es reflejo del interior. Pero no siempre existe esa correlación tan directa o proporcional. Por eso hay que tener cuidado, y no juzgar a la ligera. Hacer el esfuerzo de liberarse de prejuicios, o mejor aún, a pesar de ellos, hacer el esfuerzo de conocer a las personas, más allá de su apariencia.

Este corto animado de Eduardo Verástegui va de eso, de no dejarse llevar por las primeras impresiones.

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply