VIVIR AGRADECIDAMENTE 2 e1556276121955 - Vivir agradecidamente

La gratitud es como aquel licor de Oriente
que solo se conserva en jarros de oro:
 perfuma las almas grandes
y se agria en las pequeñas.
-Jules Sandeau-

           Cuenta una antigua leyenda oriental que en cierto reino estaba establecida la siguiente costumbre: era obligado que todo aquel que se encontrara con el rey, le ofreciera un regalo.
Un día el rey se cruzó con un sencillo campesino que, a falta de otro don que ofrecerle, fue rápido a una fuente, tomó agua haciendo un cuenco con sus manos y se la ofreció al monarca.
A los pocos días el súbdito tuvo una maravillosa sorpresa: el rey le enviaba como regalo una copa de oro grabada con el escudo real y con esta leyenda: gracias por tu agua.

Una mente agradecida propicia la presencia del bien a su alrededor. El vivir agradecidamente genera bendiciones en nuestra vida a través de la empatía que suscita el poder de una mente gratificante.
Voy a señalar tres formas habituales y asequibles de agradecer:

  • De vez en cuando viene bien revisar nuestras vidas, para caer en la cuenta de lo mucho y bueno que tenemos. Un principio psicológico dice que tendemos a atraer hacia nosotros aquello a lo que prestamos atención. Seamos conscientes de nuestros bienes, porque así nos predisponemos hacia resultados positivos.
  • Dar gracias por anticipado por cualquier bien que deseemos en la vida. Contribuimos a configurar nuestra vida exterior según el modo en que hayamos conformado nuestra vida interior con pensamientos, creencias y actitudes. Nuestra actitud, como un imán, tiende a atraer hacia sí la prosperidad.
  • Posiblemente lo más difícil, pero sin duda lo más eficaz, es dar gracias por nuestros problemas y retos, porque cuando afrontamos situaciones complicadas y las resolvemos, crecemos en fortaleza, sabiduría y compasión.

Todos tenemos experiencia de que una de las mejores formas de aprender matemáticas es resolviendo problemas. También sabemos que una de las más eficaces maneras de prepararse para una gran competición, es entrenándose con un rival fuerte y competitivo. La adversidad, una vez superada, nos fortalece.
Entiéndaseme bien: no se trata de dar gracias por el problema en sí mismo, sino por la fortaleza y por el conocimiento que resultan de esa experiencia.

Dar gracia por adelantado por este crecimiento personal, nos ayuda a progresar en virtud ante cualquier reto que se nos platee en la vida. Superar el obstáculo, atravesar el sufrimiento y no solo «pasar por».
        Hay que entrenarlo, pero aprendiendo a ver el lado adecuado de cualquier circunstancia, seremos felices e irradiaremos el bienestar propio del que sabe vivir agradecidamente.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply