Postura mental sana

 Dejemos el pesimismo para tiempos mejores.
-Robert Frost-

           Las cosas son como son, pero nosotros las vemos como las vemos. He aquí unos ejemplos:

*        Dos personas miran un cielo encapotado. Una, solo ve nubarrones que amenazan tormenta. Otra, ve que sobre los nubarrones hay un hermoso rayo de sol que en algún instante tiñe de rojizo un atardecer único y piensa: No temas, alma mía, porque, aunque la noche sea fría, siempre se hace de día. 

*        Dos hacen senderismo con la mochila en la espalda y aguantando las molestias propias del camino. Uno, soporta las molestias maldiciendo la hora que se dejó convencer para «tragarse» la caminata; el otro, goza a cada recodo del camino de la belleza del paisaje. Los dos llevan el mismo peso y van por el mismo camino, pero sus posturas mentales les cambia las perspectivas.

*        Dos personas miran una charca estancada, corrompida y mal oliente en el recodo de una vaguada. Una, la ve como una mancha que estropea la hermosura del paisaje; la otra, descubre entre las ramas y yerbajos la única flor hermosa que germinó de alguna semilla depositada por el viento. Ante el mismo cuadro dos percepciones distintas, fruto de la diferente postura mental.

*        Hay quien padece de tortícolis y vive como caminando de espaldas, contemplando con tristeza, melancolía y aburrimiento la vida pasada. Otros, con la mirada fija en el horizonte, caminan vigorosos, decididos y alegres avanzando hacia el futuro. Es diferente postura mental.

Todos ven las mismas cosas, pero cada uno elige un diferente ángulo de visión. Y la percepción cambia sustancialmente lo observado.
Si pegamos los ojos al lienzo de una obra de arte, percibiremos un conglomerado de colores sin mucho sentido, aunque sea una obra maestra. El mismo cuadro ofrece su realidad magnífica cuando lo contemplamos a la distancia conveniente y bajo una luz adecuada.

Debemos esforzarnos en crearnos una postura mental sana. La risa ha de brotar de nosotros mismos; no nos la puede prestar nadie. La dicha es patrimonio personal; no se vende en ningún mercado. Para ser positivos hemos de ejercitarnos en actuar de dentro a fuera, haciendo saltar al exterior la riqueza íntima de nuestros pensamientos optimistas.
Un vaso con su capacidad hasta la mitad, ¿está medio lleno o medio vacío? Depende. ¿La vida es horrible por dura o es maravillosa aunque tenga tramos duros?

Con una postura mental sana que nos lleva a amar la vida que nos toca vivir, aprenderemos a llevar una vida feliz y apacible, aunque haya días de otoño. Porque, sí, hasta el otoño y el invierno tienen días soleados.

(Visited 212 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply