Patrimonio de inteligentes 3A  - Patrimonio de inteligentes

La risa es el sol que ahuyenta
el invierno del rostro humano.
-Víctor Hugo-

Si la alegría es un sol que sale todos los días, ¿por qué no aprovechar este influjo benefactor aplicándonos el dicho: piscina de salud es la alegría, bañémonos en ella cada día?

Se cuenta de D. Bosco que cada vez que le surgía un problema gordo, lo veían con una alegría desbordante:
─Hoy debe haber tenido un problema inmenso, porque está más radiante que de costumbre, decían los jóvenes y colaboradores con los que vivía.
D. Bosco, nunca lo habíamos visto tan alegre y comunicativo como hoy.
  ─Sí, pero sin embargo ─respondió él─ hoy he tenido la pena más grande de toda mi vida, y he tenido que solucionar un problema como nunca había imaginado que me iba a llegar.

El psiquiatra estadounidense, William Fry, asegura que, con tres minutos de risa plena, se consiguen los mismos beneficios que diez minutos de esforzado aeróbic, porque una buena carcajada pone en funcionamiento a unos cuatrocientos músculos de nuestro cuerpo, y el cerebro libera las endomorfinas que nos producen sensación de bienestar.
Con la risa, hasta respiramos más y mejor, facilitamos la digestión. Además, la risa disminuye el estado hipertenso, favorece la circulación de la sangre y reduce el estrés y la ansiedad.
Otro efecto comprobado de la risa es su buena contribución a la comunicación social; todos nos sentimos más cercanos a personas con sentido del humor, que a personas que muestran un talente serio.

No es de extrañar que vaya en aumento la risoterapia, esa estrategia psicoterapéutica tendente a producir beneficios mentales y emocionales por medio de la risa, y que, según parece, la usaban ya en China hace milenios.
Hay instituciones hospitalarias que están incluyendo payasos en las plantas de los niños, porque reír hace felices a los enfermos y sus organismos se benefician.

El humor es un gran relativizador que nos ayuda a tomar distancia de nuestros problemas. Muy práctica, en este sentido, es la pregunta: ¿tendrá esto importancia dentro de unos meses?
Pondríamos nuestro granito de arena a la contribución real y positiva de un mundo mejor, simplemente, si nos propusiésemos como norma de vida algo tan sencillo como esto: siempre es preferible ser amable que tener razón a toda costa; por eso: no dejes de reír. La risa nos fortalece, nos llena de salud y vitalidad, y, además, disuelve los estímulos negativos.

Sí, una actitud inteligente para vivir en plenitud la vida es respirar alegría e irradiar buen humor, porque, a la vista está, el sentido del humor es patrimonio de los inteligentes.

 

(Visited 5 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply