CoherenciaConsejoValores

Aquí hay más luz

By octubre 14, 2022 No Comments

 

Hay tres clases de personas:
 aquellas que ven,
aquellas que ven lo que se les muestra
y aquellas que no ven.
Leonardo da Vinci-

 La filosofía sufí incluye las escuelas de pensamiento único en sufismo, una rama mística dentro del islam. Sufismo y su filosófica tradición pueden estar asociadas con el sunismo o el chiismo. Hay que tener, pues, precaución, pero los libritos sufíes, tienen narraciones brillantes de fábulas y breves parábolas, cuyas enseñanzas son aprovechables.

En una de ellas se narra que Mullah, un hombrecillo un poco alocado, estaba en la calle buscando algo a cuatro patas. Un amigo que pasaba por allí, se le acerca y le dice:

Mullah, ¿qué estás buscando?
  —He perdido la llave de casa.
  —¡Caramba! Te ayudaré a buscarla.
Después de un rato buscando por la zona, el amigo le dice a Mullah.

Oye, ¿y por dónde crees que la has perdido?
  —La perdí en mi casa.
  —¿En tu casa? ¿Y qué haces buscándola aquí fuera?
  —Porque aquí hay más luz.

Tiene su punto cómico la historieta, pero es un fiel reflejo de lo que hacemos con nuestras vidas. Creemos que todo hay que buscarlo allí a la luz, donde es fácil encontrar, mientras que las verdaderas respuestas están en nosotros mismos, en nuestro interior.

Buscar soluciones externas brillantes e inmediatas suele conducir a la decepción, algo así como si hiciésemos las maletas y tratáramos de escapar de nosotros mismos.

Lo fundamental no está fuera; está dentro de nosotros mismos. Es hora de volver la mirada hacia donde tiene sentido mirar. Y mirarnos con todos nuestros defectos y limitaciones, con todos nuestros temores, con toda nuestra soledad, con todo lo que somos.

Lo que está debajo de la ropa, aquello que no se puede ver y es invisible, y que tiene su lugar más allá del alcance de los ojos de la cara. La verdadera belleza es la interior, la única que no perece, la única que no se puede arrebatar y que solo se puede ver cuando se mira con los ojos del alma.

La búsqueda fuera de uno mismo no tiene validez; normalmente extravía, porque las repuestas vitales no suelen estar ni arriba ni abajo, están dentro. Por eso, si queremos encontrar los fundamentos de nuestra vida, tenemos que buscar en el interior. La búsqueda fuera de uno extravía, ya que la luz fácil que nos ofrece es tan desorientadora como brillante. Las respuestas están dentro, porque, aunque parezca contradictorio, en el interior es donde hay más luz.

(Visited 26 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply