¿Qué son los vientres de alquiler?

La gestación subrogada o gestación por sustitución es una forma de reproducción asistida en la que, además de los futuros padres, participa otra mujer que gesta el embrión. Coloquialmente se le conoce también como vientres de alquiler, pero este término no termina de «gustar» a quienes defienden su legislación y aprobación, porque deja entrever algunos de los problemas éticos y morales que presenta.

Este embrión puede ser el resultado de:

  1. una inseminación artificial
  2. o de una fecundación “in Vitro”

Y los gametos pueden proceder:

  1. de uno de los progenitores y de una donación
  2. de los dos progenitores
  3. o de donaciones

Esta técnica se produce cuando una mujer, con plena capacidad de obrar, consiente libremente en llevar a cabo la gestación de un embrión para otros. Ha de tener el compromiso irrevocable de entregar el bebé a los otros intervinientes que, a todos los efectos, serán los progenitores o padres. Queda formalizado mediante un acuerdo o contrato.

¿Por qué no les gusta el término «vientres de alquiler» a quienes están a favor de esta práctica?

El término vientres de alquiler les parece poco acertado a quienes defienden y promueven esta práctica, por tres motivos:

  1. – Afirman que no necesariamente ha de haber contraprestación económica. 
  2. – Reconocen que la mujer que gesta al futuro bebé aporta mucho más que su útero, se implica física y emocionalmente. De hecho, en todas las leyes que regulan esta práctica se le exige que goce de buena salud y que tenga hábitos de vida saludables. 
  3. Los vientres no se alquilan, como tampoco se alquilan las personas, eso es una barbaridad que no tiene nada que ver -según sus defensores- con que la mujer pueda ser compensada por el procedimiento médico al que se somete. La persona subrogada puede recibir una contraprestación económica por los trastornos que le puedan ocasionar el embarazo, las múltiples revisiones y pruebas que hay que hacer durante el mismo, el parto, el tiempo que estará sin trabajar, etc.

vientres de alquiler negocio - La gestación subrogada y los vientres de alquiler, ¿altruismo o explotación?

¿En qué países está legalizada esta práctica?

Actualmente la maternidad subrogada está permitida y regulada en: 

        1. Grecia.
        2. Ucrania.
        3. Rusia.
        4. Estados Unidos.
        5. Canadá. 
        6. Georgia. 
        7. Portugal. 
        8. Kazajistán. 

Está vetada a ciudadanos extranjeros aunque es legal para ciudadanos del país, en México, Tailandia y Nepal. 

¿Cuál es la situación en España?

En nuestro país, la gestación subrogada es alegal: El artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida establece que el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o tercero es nulo de pleno derecho.

Sin embargo, la Instrucción del 5 de octubre de 2010 de la Dirección General de los Registros y el Notariado ha dejado sin contenido efectivo la prohibición de la gestación subrogada al contemplar la inscripción en el Registro Civil de niños frutos de esta técnica siempre que el procedimiento se haya llevado a cabo en un país en el que dicha técnica esté regulada, que uno de los padres sea español y que exista una resolución judicial que garantice, entre otros aspectos, los derechos de la mujer gestante. En la anotación que se haga en nuestros registros no figurará el nombre de esta mujer. 

Esto crea una importante discriminación entre aquellos que se pueden costear el tratamiento fuera de nuestras fronteras y los que no pueden hacerlo.

Propuesta de ley para que la maternidad subrogada sea legal, libre y altruista en España

El tema de la maternidad subrogada ha llegado ya al Congreso de los Diputados en España. El 27 de junio, el líder de Ciudadanos, registró una propuesta de ley con el objetivo de regular la gestación subrogada en nuestro país.

La formación política propone la creación de un Registro Nacional de Gestación por Subrogación en el que se inscribirían las mujeres que libremente deseen ofrecer su vientre, así como las parejas subrogantes.

  • Requisitos que tendría que cumplir la madre gestante: 
            • Ser mayor de 25 años
            • Haber sido madre de al menos un hijo sano antes de someterse a este proceso
            • Tener buen estado de salud y no contar con antecedentes penales ni de consumo de drogas o alcohol
            • Ser española o residente legal en España
            • Tener una situación socieconómica estable
            • No haber sido gestante por subrogación más de una vez con anterioridad
  • Requisitos que tendrían que reunir los progenitores: 
            • Ser mayores de 25 años y menores de 45
            • Tener la nacionalidad o residir legalmente en España
            • Acreditar la capacidad y aptitudes necesarias para enfrentarse a este proceso
            • No tener una relación de parentesco con la madre gestante (es decir, una mujer no podrá gestar el bebé de su hermana o su hija, por poner sólo dos ejemplos)
            • Haber agotado o ser incompatibles con las técnicas de reproducción asistida

Condiciones y medidas para garantizarlo

La mujer que se ofrezca a gestar el bebé de otra pareja debe hacerlo de forma totalmente libre y desinteresada, aunque los progenitores subrogantes deberán hacerse cargo de los gastos económicos derivados del embarazo, desplazamientos o laborales, así como proporcionar a la gestante las condiciones idóneas tanto antes como durante el embarazo y posteriormente el post-parto.

El proyecto de ley propone además una serie de multas económicas para las infracciones. Irían desde los 1.000 euros para las leves, los 10.000 euros para las graves y de hasta un millón de euros para las muy graves, entre las que se incluirían los pagos a la madre gestante (excepto los derivados de su embarazo y parto). 

la mercantilización del ser humano vientres de alquiler - La gestación subrogada y los vientres de alquiler, ¿altruismo o explotación?

Todo contrato de gestación por sustitución entraña una explotación de la mujer y un daño a los intereses superiores del menor.

¿Qué dice el Comité de Bioética de España acera de los vientres de alquiler?

El Comité de Bioética de España (dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad) se posicionó el pasado mes de mayo de 2018  totalmente contrario a la práctica de la maternidad subrogada. El Comité de Bioética de España es un organismo consultivo del Ministerio de Sanidad. En su informe de 92 páginas, realizado por doce expertos durante seis meses, deja totalmente claro que rechaza la maternidad subrogada y pide que se prohíba esta práctica en todo el mundo.

En sus conclusiones señala: «El deseo de una persona de tener un hijo, por muy noble que sea, no puede realizarse a costa de los derechos de otras personas. Todo contrato de gestación por sustitución entraña una explotación de la mujer y un daño a los intereses superiores del menor; por tanto, no puede aceptarse por principio”.

Medidas que propone el Comité de Bioética

El organismo propone declarar ilegales los contratos que se realizan ahora mismo en el extranjero y sancionar a las agencias de la maternidad subrogada que ponen en contacto a los padres con las madres subrogadas. Las tres medidas que proponen son las siguientes:

  • 1.ª Dotar de verdadera eficacia legal a la nulidad de esos contratos, de manera que resulte aplicable también a los celebrados en el extranjero, para lo que podría considerarse la posibilidad, entre otras medidas legales, de sancionar a las agencias que se dedicaran a esta actividad.
  • 2.ª Promover a nivel internacional un marco común regulatorio que prohíba la celebración de contratos de gestación, en garantía de la dignidad de la mujer y del niño.
  • 3.ª Asegurar una transición segura que evite que queden desprotegidos los niños resultantes de los procesos de maternidad subrogada internacional en los que pueden estar inmersos actualmente varios españoles. Para ello puede garantizarse que su filiación en el extranjero se realice conforme a la doctrina establecida por el Tribunal Supremo.

vientres de alquiler el precio de la vida humana - La gestación subrogada y los vientres de alquiler, ¿altruismo o explotación?

¿Qué dice el Magisterio de la Iglesia sobre los vientres de alquiler?

El Magisterio de la Iglesia es claro y rotundo sobre esta cuestión. Afirma que son lícitas aquellas ayudas médicas que permitan a los esposos, desde el acto conyugal realizado como fruto del amor y abierto a la vida, superar algunos obstáculos que impiden la procreación y puedan así concebir un hijo.

Teniendo en cuenta esto, cualquier técnica que persiga la procreación fuera del contexto matrimonial o que no respete la naturaleza propia del acto conyugal, sería intrínsecamente mala.

Por el mismo motivo, la Iglesia declara la inmoralidad de cualquier técnica que implique recurrir a alguien ajeno a los esposos, realizando así una especie de “adulterio” en el que el hijo no lo es plenamente de uno (o de los dos) de los padres, que no es padre biológico del mismo.

Toda forma de fecundación artificial (también conocida como fecundación “in Vitro”) es contraria al respeto del modo correcto de unir procreación y amor conyugal, pues los embriones así concebidos son producto de la técnica que resultado del amor expresado a través de la relación sexual entre los esposos.

¿Es lícito convertir al no nacido en objeto de compra-venta? ¿Y a la mujer como una mera incubadora?

Son muchas las voces que se han levantado en contra de esta práctica. En México, por ejemplo, se ha lanzado una campaña con el lema #NoTeVendas con el que se hace alusión y se interpela a las mujeres a no dejarse explotar y vender su cuerpo para esto. Aunque el fin pueda ser bueno en algunos casos, como el aliviar el sufrimiento de una pareja que es infértil y hacer realidad su sueño de ser padres, el medio y el modo -usando a una mujer para conseguirlo y desechando a los posibles bebés que tengan alguna malformación, porque no son el hijo soñado y al gusto de ellos- no lo es en absoluto. Eduardo Verástegui, el autor de esta campaña, concluye así el spot: «En México las mujeres no se rentan y los bebés no están en venta. No a la explotación reproductiva«.

¿Qué ocurre cuando acudes a una agencia de gestación subrogada?

Núria González López, es abogada especialista en Derechos Humanos. En una entrevista en el periódico Público relata su experiencia al acudir a una conocida agencia de “gestación subrogada” de Barcelona, para conocer de primera mano el funcionamiento de una práctica prohibida en nuestro país y que la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo ha comparado a la del tráfico de órganos.

En esa entrevista Nuria concluye:

«Todo sería ideal si la realidad no fuera que estamos hablando de que lo que vamos a pagar con ese crédito es un bebé al que le hemos robado su identidad de por vida y con el que hemos traficado antes de nacer. Un bebé que ha nacido de una mujer, la más vulnerable y necesitada posible, para que también sea la más “barata” posible. Una mujer que ha sido usada por una gran multinacional como incubadora humana, sin importar nada, puesto que ha pasado de ser persona a ser objeto de mercado».

«Y sobre todo, porque vemos claramente como cualquier legislación sobre los vientres de alquiler que no sea prohibicionista a nivel mundial, y con responsabilidad penal, lo único que representa es una puerta abierta a las multinacionales de la compraventa de niños y niñas y a la explotación de las mujeres más vulnerables, en pro de las personas ricas a las que esta sociedad hace creer que todo es medible y consumible si se paga el precio acordado, en cualquier parte del mundo«.

(Visited 210 times, 1 visits today)

Join the discussion No Comments

Leave a Reply