Durante su encuentro con las familias en la catedral de Santiago de Cuba, el Papa Francisco interrumpió su discurso para dirigir esta sorprendente bendición a las embarazadas:
«Y aquí me viene una imagen. Cuando en las audiencias de los miércoles paso a saludar a la gente, y tantas y tantas mujeres me muestran la panza y me dicen: padre, ¿me lo bendice? Yo les voy a proponer algo a todas aquellas mujeres que están embarazadas de esperanza, porque un hijo es una esperanza.
Que en este momento se toquen la panza, si hay alguna acá que lo haga acá, o las que están escuchando por radio o televisión. Y yo a cada una de ellas, a cada chico o chica que está  ahí dentro esperando le doy la bendición. Y así que cada una se toca la panza y yo le doy la bendición en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y deseo que venga sanito, que crezca bien y que lo pueda criar lindo. Acaricien al hijo que están esperando”.
Noticia publicada en ROME REPORTS

 

(Visited 94 times, 1 visits today)

Leave a Reply