20140511-122202.jpg

Estamos en pleno mes de mayo, dedicado tradicionalmente en la Iglesia a María, Madre de Dios y Madre nuestra. El santo Rosario es una devoción recomendada por nuestra Señora insistentemente, en sus apariciones en Lourdes y en Fátima. También ha estado presente en la predicación de los últimos Papas. Esta devoción tiene toda la sencillez de la piedad popular, y al mismo tiempo ha llevado a la contemplación -incluso sin darse cuenta- a muchas almas.

“El Rosario -confesaba San Juan Pablo II– me ha acompañado en los momentos de alegría y en los de tribulación. A él he confiado tantas preocupaciones y en él siempre he encontrado consuelo. (…) Recitar el Rosario, en efecto, es en realidad contemplar con María el rostro de Cristo”.

En cierto sentido, el Sto. Rosario es también un instrumento de comunicación de la fe extraordinario, ya que nos lleva a recorrer los principales misterios de la vida de Cristo de la mano de su Madre.

Un buen modo de contemplar el Rosario es hacerlo a través del arte. Los artistas de todas las épocas han sabido plasmar la alegría, el dolor, la gloria y la luz de los misterios del Rosario.

A lo largo de la próxima semana tuitearemos desde @Arguments los misterios del Santo Rosario a través del arte. Os animamos a seguirlos y a retuitearlos, para difundir esta devoción tan querida por la Virgen. Para que ninguno se los pierda, posteriormente los recogeremos en este blog.

(Visited 147 times, 1 visits today)

Leave a Reply