A día de hoy, una de las cosas que han ocupado a Juan Pablo II en el Cielo, además de atender tantas intenciones que le encomiendan, es pedir perdón a Juan XXIII. Y esto… ¡por nuestra culpa! Muchos hablamos de la cercana canonización del papa polaco el próximo 27 de abril, pero nos olvidamos de que ese mismo día es la de Juan XXIII: lo hemos convertido en el papa «olvidado».

Juan XXIII y Juan Pablo II

Como tan solo queda un mes para esta fecha, sería conveniente hacer un breve ejercicio de «memoria». ¿Qué tendría de especial Juan XXIII para que Francisco lo haya «eximido» del segundo milagro (necesario para la canonización)? Destaquemos dos cosas:

1. Su interés por acercar la Iglesia al mundo. Normalmente se piensa que la Iglesia es una entidad «separada», alejada de las preocupaciones de la gente. Cuando aparece en escena un personaje que la «acerca», se le suele llamar reformador, revolucionario. Esta es la experiencia que tenemos con Francisco, pero que podríamos trasladar a Juan Pablo II o la Madre Teresa de Calcuta. De Juan XXIII podríamos decir lo mismo: nadie pensaba que un papa elegido a los 76 años convocaría el Concilio Vaticano II. ¿De dónde sacaría las fuerzas?

Pues las sacó e hizo la revolución. Precisamente, el día de su canonización se estrenará un documental producido por Rome Reports titulado La revolución de Juan XXIIIque es, según lo define el mismo medio,  «imprescindible para comprender el Magisterio de los últimos papas, el proyecto de Francisco, y el futuro de la Iglesia católica».

2. Su interés por los medios de comunicación. No es casualidad que Juan Pablo II haya recordado en su Mensaje para la 37ª JornadaMundial para las Comunicaciones Sociales las enseñanzas de Juan XXIII. Allí, el papa polaco recordaba que su predecesor tenía muy en cuenta a los medios para fomentar la paz (que fue el tema de su última encíclica, Pacem in Terris), la solidaridad, la justicia y el conocimiento mutuo de los pueblos. No hay que olvidar que uno de los frutos del Concilio Vaticano II fue la Inter Mirifica, un documento pionero sobre la comunicación social vista desde la Iglesia.

Sería una injusticia hacer de Juan XXIII el papa «olvidado». Así le pareció a Francisco y por eso lo eximió de un segundo milagro: una gran manera de traerlo a la actualidad. Nos queda a nosotros recordar que el próximo 27 de abril no solo tendrá lugar la canonización de Juan Pablo II: también será la de Juan  XXIII, no el papa «olvidado», sino el «papa bueno», como le gusta llamarlo a los italianos.

 

 

(Visited 650 times, 1 visits today)

Join the discussion One Comment

  • […] En la rueda de prensa del 29 de julio de 2013, volviendo del viaje a Brasil con motivo de la JMJ de 2013, respondía así a los periodistas sobre Juan XXIII. El Papa Bueno sería canonizado el año siguiente junto con Juan Pablo II. Debido a la coincidencia temporal de muchas personas con Juan Pablo II a su reciente recuerdo, Juan XXIII se convirtió de alguna manera en “El Papa olvidado”. […]

Leave a Reply