Guardianes de la fe

Jaume Vives (Barcelona, 1992) aprendió en su familia que «no hay que avergonzarse de Cristo». Para él, manifestar la fe significa a veces quedar «como un tonto». Creer en Dios es visto como creer en un «cuento de Hadas», propio de gente «que no razona y que no piensa». Esto provoca que algunos se avergüencen. «Este fue el motivo por el que dije: ‘Ostras, tengo en Oriente Medio el testimonio de un montón de personas que no solo están dando la cara por Cristo, sino que están dando la vida y todo lo que tienen. Esto nos puede hacer mucho … Sigue leyendo Guardianes de la fe