¿Esperar hasta la noche de bodas?

Este artículo es una traducción de una columna de Steven Crowder en Fox News titulada «Waiting till the wedding night – getting married the right way«. El original fue publicado el 14 de septiembre de 2012. La traducción es de Hernando Bello.

Cualquiera que haya leído mi columna sobre la abstinencia en «Fox News Opinion» puede adivinar que mi matrimonio es algo que he esperado con ganas durante un tiempo. Ya después de casarnos a finales de agosto, puedo decir, sin ninguna duda, que era todo lo que esperaba y por lo que rezaba desde niño (también rezaba por ser mordido por una araña radioactiva y así desarrollar manos pegadizas, pero… sí, era un tonto).

Dejadme decir, como prefacio de esta columna, que mi esposa -tuve que acostumbrarme a decir esto- y yo no sólo nos contuvimos sexualmente: tampoco nos fuimos a vivir en unión libre. Y, lo más importante, nos cortejamos de una manera coherente con nuestros valores -públicamente profesados.

Lo hicimos bien:

photo 1472589757312 2f192d867ee2 800x533 - ¿Esperar hasta la noche de bodas?

¿Esperar hasta la noche de bodas? ¡Merece la pena..!

¿Sentirnos juzgados? No me importa en lo más mínimo. ¿Sabes por qué? Porque nosotros dos fuimos juzgados durante toda nuestra relación. La gente se reía y burlaba de la ingenua pareja cristiana, joven e ingenua.

Decían que no llegaríamos a casarnos sin antes tener relaciones, y, en caso de lograrlo, nuestra noche de bodas sería rara, embarazosa y detestable.

La gente no podía estar más equivocada. Viendo el pasado, pienso que las mujeres que lo decían se sentían las «fulanas» que eran últimamente, y los hombres -que con su «hombría» se detenían en sus patéticas conquistas sexuales- se sentían amenazados.

No escribo esta columna para pavonear, cosa que me gustaría, sino para ser altavoz de todas las parejas jóvenes que han hecho las cosas de la forma correcta. Cuando la gente se casa bien, no se queja tanto; por eso, sus voces son silenciadas por la chusma de charlatanes promiscuos, que promocionan su mundo «progresista» patético.

Nuestro matrimonio fue perfecto. La noche no se quedó corta en asombros. Esto lo escribo en un avión, que se dirige a un paraíso tropical, al lado de la mujer más hermosa con quien se puede andar en la Tierra. Sé que todos dicen que su novio o esposa es la más hermosa. Se equivocan: yo gano.

photo 1488116438332 30c57aca5d9d 400x600 - ¿Esperar hasta la noche de bodas?La mañana después de nuestra boda:

Me gustaría, sin embargo, contarles una historia de la mañana después del matrimonio: se traduce en una de las experiencias más deslumbrantes que he tenido.

Mi esposa -recuerdo, no me acostumbro a decirlo- y yo bajamos a desayunar en el sitio donde pasamos la noche. Comentábamos sobre lo excitante que resultaba empezar una vida juntos y, a la vez, lo «escalofriante» que parecía: todo era tan diferente. Mientras estábamos en la mesa, escuchamos a la mesa vecina que hablaban sobre una boda de la noche anterior. ¡Qué coincidencia!

-«La cosa es que nada ha cambiado en realidad» -dijo la recién casada.

Mi esposa, perpleja, preguntó: «¿Se casaron anoche? ¡Nosotros también!».

-¡Felicidades! -dijo la otra-. Sí, lo hicimos.

-¿Dónde está el esposo? -preguntó con inocencia mi mujer.

-Oh, está durmiendo. No había forma de que bajara conmigo a desayunar esta mañana -se detuvo y sonrió-. Digamos que tuvo un dolor de cabeza prolongado después de pasar un buen rato anoche.

Mi corazón se hundió. Un «buen rato» era terrible. Sin disfrutar de la compañía de familiares y amigos lejanos -casi perdidos-; sin mirar con asombro a su esposa; sin querer sumergirse en cada destello de sus ojos, cuando ella le disparaba con su mirada desde la pista de baile; sin tomarse las típicas fotos mientras partían el pastel de la boda; sin llevarla a ella al umbral de la habitación, mientras se acercaban nerviosamente. Nada, él no recordaría nada. En vez de eso, terminó con una resaca. Él era «ese chico»… en su propia boda loca.

¿Una fiesta loca o un evento único en la vida?:

photo 1474867985807 96ca17098cc9 401x600 - ¿Esperar hasta la noche de bodas?

Haz de tu matrimonio algo memorable.

Caí en la cuenta de algo: nuestro matrimonio fue verdaderamente un evento que no se daría nunca más en la vida. Fue una celebración a los ojos de Dios, de dos vidas separadas que se convertían en una: física, emocional, financiera y espiritualmente. Todo lo que nos hacía individuos se unió con el matrimonio. Nuestra familia vino desde lejos -desde largo y ancho- para celebrar la decisión de dos jóvenes que realmente se comprometían -se entregaban- el uno al otro, de una forma que nunca lo habían hecho.

¿Los de al lado? Simplemente tuvieron una fiesta grande y, la mañana siguiente, una resaca.

Nuestros matrimonios fueron el mismo evento sólo en nombre. Lo sabíamos, lo sabían.

Haz de tu Matrimonio algo memorable, porque sin duda lo es:

Haz el tuyo correctamente. Si eres joven y piensas que deberías entregarte ya y convertirte en un compañero o compañera sexual, hazlo como el «mundo» dice que se debe hacer. Si piensas que debes esperar, y con eso, en las burlas, además de lo difícil que es contenerte por tu futura esposa o esposo, déjame decirte -sin sombra de duda- que lo hagas. Tu matrimonio puede ser el día -y la noche-más memorable de tu vida, o simplemente una fiesta más.

Ups, ¿juzgué? Estás «condenadamente» en lo cierto si crees que lo hice.

(Visited 2.241 times, 2 visits today)

Join the discussion 46 Comments

  • […] 3. Dejando fuera de vuestro noviazgo el sexo —que no la sexualidad— no os perdéis nada. Es falso ese argumento de «tenemos relaciones, porque así nos vamos conociendo más, también en este ámbito». Lo más difícil de acoplar son los corazones, los proyectos de vida, las formas de ser… Lo sexual… digamos que la naturaleza es sabia y estamos muy bien hechos. Es falsa también esa creencia de que hace falta llegar “con experiencia” a la noche de bodas. A Steven Crowder le dijeron que no llegaría a casarse sin haber tenido relaciones y, en caso de lograrlo su noche de bodas «sería rara, embarazosa y detestable». Si quieres saber cómo fue realmente lo puedes leer aquí. […]

  • Antu dice:

    Yo opino que esperar ala noche de la boda no te da garantia que tu esposo no te vea a dejar saliendo del hotel te puede poner los cuernos igual seas virguen o no si el hombre se quiere ir con otra se va si se quiere quedar sequeda el matrimonio un papel no te garantisa que el hombre o la mujer se va a quedar con tigo y que no te va a poner los cuernos si tiene ganas de tener una amante la tiene y punto ademas si tu no eras la primera mujer del hombre para que te vas a guardar si antes que tu estubo con 3 o 10 si quieren respetar por la religion entonce los 2 son los que tienen que llegar virguen no la mujer solo el pecado es para los 2.

  • Vanessa Yalan dice:

    Es exactamente lo que pienso y estoy haciendo. Excelente articulo!

  • Ralph dice:

    Comparto moralmente la virtud de la abstinencia, durante buena etapa de mi vida la puse en práctica, desde una convicción cristiana del «deber ser». Sin embargo, en la actualidad la he cambiado por relaciones prematrimoniales, no promiscuas, sino de pareja permanente; y a pesar de estar consiente que cae en la clasificación de fornicación, debo decir que existe una diferencia abismal en una relación de pareja con intimidad, a una en castidad. El nivel de confianza generado de compartir esa «manzana prohíbida» es otro nivel de relación, que lleva implícito mayor compromiso a partir de la entrega total, que si bien no es de Dios, el egoísmo también se manifiesta en otras actitudes mezquinas hacia el prójimo, donde se puede relativizar «la santidad» de un casto con prácticas anticristianas en otros ámbitos; no es una justificación, simplemente sino le estás haciendo daño a los demás, entendida la sexualidad dentro de un relación de noviazgo estable, manejar culpas de pecador se vuelve relativo. Si la vida terminara mañana, y murieras hoy; sería frustrante no haber experimentado la dimensión placentera de no haber amado en cuerpo y alma a la pareja. Creo en el matrimonio, y desde mi premisa expuesta anteriormente, también cabe señalar que así como puede ser un acto egoísta que busca la satisfacción momentánea, también puede convertirse en motivación para casarse, no por la sexualidad per sé, sino por santificar la unión de pareja por medio del sacramento y acercarse a la Eucaristía sin ese tipo de limitaciones.

  • Gema dice:

    Cuando conoces a un hombre que piensas que puede ser el compañero para toda tu vida, creo que nos habrá pasado a todos, llega un momento en que la atracción es fuerte . Es lógico, porque si además de admirarle, compartir un montón de cosas, sentirme muy a gusto con él…no sientes una atracción sexual, entonces es que ese no es tu hombre.No dudo que haya amor, pero con la experiencia que me dan los años creo que más que amor lo llamaria de otro modo. Es muy especial el encuentro entre ambos cuando nos planteamos por primera vez que deseamos compartir nuestras vidas. Es fácil que en ese momento o antes, dependiendo de la seriedad con la que uno entiende este compromiso,a uno se le pase por la cabeza ¿ para que esperar?. Honradamente creo que si uno no espera es porque quiere satisfacer antes el placer que proporciona la relación sexual. En el fondo es egoismo, de uno o de dos. Sí, puede ser que eso siga adelante, pero ha sido la satisfacción de cada uno de sus propios deseos y eso no es el matimonio. Si uno se busca en el matrimonio rompe más pronto que tarde. El amor es darse, es comprender, disculpar, pedir perdón, pasar por alto roces, manias…Como todo lo que vale lleva su esfuerzo ,porque el amor no es solo sentimiento, es voluntad , inteligencia, imaginación. Es querer y sentirse querido y para eso hay que hablar muchísimo y de todo. Tiene que nacer fuerte para luego sostenerse en los vaivenes que da la vida. Debe haber mucho respeto y el respeto empieza en el noviazgo. Y el respeto al cuerpo es respeto, porque en una relación sexual no solo entregas el cuerpo si no que te entregas tu y del todo. El ser humano es muy complejo y no puedes separar una cosa de otra , todas tienen que estar en armonia, porque sino uno puede llegar a sufrir mucho. Como mujer, en una relación, uno busca ternura, muestras de cariño…Ponemos en juego las emociones y los sentimientos más profundos. Para ello hay muchos cauces además de la relación sexual. Por eso creo que se debe dar en un contexro de estabilidad y compromiso serio.

  • Chema dice:

    El matrimonio que se plantea aquí mola más que el qué se plantea la gente habitualmente no? =D

  • Inas dice:

    No es la chusma de charlatanes promiscuos, que promocionan su mundo “progresista” patético. No juzgues tanto

    (soy de Arguments =)

  • Eduardo dice:

    El post es bueno si lo ves desde el punto de vista de «hay dos opiniones, la mía y la equivocada». Hay que diferenciar de cristianismo y catolicismo, esto como catolicismo que es vale para los católicos. El resto de confesiones religiosas o místicas son tan CORRECTAS como la tuya.
    Y mira que no hablo de sexo; hablo de la forma de pensar, el modo.

    • Fernando dice:

      Dos opiniones contrapuestas no pueden ser ciertas. Es de primero de lógica.

    • Sgonzalezv dice:

      Hombre! Si todas las confesiones cristianas fueran igualmente válidas, ninguno seríamos católicos. Cada uno nos marcaríamos un Enrique VIII (por ejemplo, lo mismo nos valdría un Lutero, un Calvino, ) y nos constituiríamos en jefes supremos de nuestra propia iglesia, y cada uno crearía una iglesia a su medida. Si somos Católicos es porque Dios quiso una sola Iglesia y la quiso bajo la autoridad de Pedro. Ubi est Petrus, ibi est Ecclesia.

      De todas formas, en el tema concreto que nos ocupa (la castidad y las relaciones prematrimoniales) la doctrina de otras confesiones cristianas salvo alguna excepción, no deben ser muy dispares a la Católica, por lo que tengo entendido.

  • Hugo dice:

    Madre mia ..No puedo creer q esta gente aún exista…. Tendré q aceptar q de todo hay en la viña del señor … Prometo no volver a leer cosas tan cursis pero solo diré q se pasan la vida pensando en la castidad y se olvidan de cosas más importantes … Acaso la virginidad es una ofrenda a Dios ?? Hojala q al pasar de los años conserven la fidelidad del hogar ya q cuando descubren q hay un mundo más allá de la pareja se arrepienten de haber sido castos y haberce guardado para el o la sinvergüenza con kien comparten su vida

  • César López Castillo dice:

    Es una narración muy bella porque nace del corazón satisfecho de hacer las cosas bien de acuerdo a sus creencias, eso es congruencia, pienso que esto le ayudará a los jóvenes novios que luchan en contra no sólo de las corrientes de pensamiento hedonistas promiscuas de la época actual sino en contra de sus propias tendencias como personas humanas, allí está el poder desafiante del espíritu que surje manifestado en la voluntad de vivir en castidad hasta el día de su boda, ánimo queridos jóvenes hagan diferencia.

  • Sofia dice:

    La castidad es un regalo de Dios que nosotros entregamos a nuestra pareja cuando damos ese si en el altar. Que es de la manera en que Jesus nos enseño, simplemente es como El lo desea.
    Gracias por compartir tu experiencia

  • María dice:

    Bueno, no lo lei todo, porque no dispongo de tiempo, solo el final. Los felicito ! Lo lograron! Esta muy bien ! Solo recuerden de ser misericordiosos con las personas que no han podido transitar el mismo camino que ustedes por una u otra cosa. Solo nuestro Señor tiene el poder de juzgar que esta bien y que esta mal en nuestras vidas. Todos vinimos con una mision diferente, y no esta bien humillar a nadie, por mas importantes , santos , castos , puros y buenos que nos sintamos no significa que realmente lo seamos, eso solo lo sabe nuestro Señor. Leed la biblia , la parte que dice «Señor ¿cuando te vimos hambriento y no te dimos de comer o sediento y no te dimos de beber? » todos cometemos errores. TODOS. Mil besos y bendiciones para ese hermoso matrimonio y para todos los matrimonios del mundo , sea cual sea la forma en que se han dado o casado, lo importante es que si se han casado por iglesia , quiere decir que tienen la bendicion de Dios. Amen!

  • Marita dice:

    Que hermoso testimonio, la pureza si es posible, la tentación siempre esta, pero el amor verdadero lo puede todo! Mis oraciones para que su amor sea siempre mas puro, fecundo y entregado.

  • Eva Carreras dice:

    Después de 20 años de matrimonio me siento totalmente identificada con el autor. Ya entonces mis compañeras de universidad «flipaban».
    Recuerdo perfectamente la alegría y la profundidad de ese día.
    Después de 20 años y 4 hijos todavía nos encanta escaparnos los dos solos a cualquier sitio.
    Yo no sé lo que sentirán o pensarán los que no esperaron.
    Si sé lo que sentí y siento yo: ¡Esperad!, ¡no seáis tontos!

  • Allison Palomino Figueroa dice:

    Es una hermosa experiencia. Dios ha sido muy generoso al regalarles tan bella experiencia de cómo fueron uniendo sus vidas e invitar, a su vez, a muchos jóvenes a vivir su propia experiencia de amor depositando sus vidas en Él. Confiando en la providencia sabemos que un constructor como Dios siempre lleva a término sus obras. Gracias por tan bello testimonio 😉

  • Ana dice:

    Muy buen mensaje, los felicito. Dios los bendiga y acompañe siempre!!!

    Me alegra el hecho de saber que hay personas aun con principios y amor a los preceptos de Dios!!

    Gracias!!

  • tomas dice:

    Gracias. Buen aporte

  • Yo dice:

    Envío de nuevo el comentario que se lanzó sin ser corregido:

    Me parece muy bien que hagas con tu castidad lo que quieras… Pero juzgar como “peor” al novio que duerme la resaca me parece ridículo, amigo. No tienes ni idea de qué hizo y dejó de hacer esa noche, ni cómo de bien lo pasó, ni qué relación especial pueda tener con su esposa… Te pasa como a la mayoría de cristianos acérrimos: juzgáis y consideráis las cosas de los demás peores; es más, leyéndote da la impresión de que te creas mejor que los demás. Quizá esa pareja tan detestable se ama profúndamente y compartió una boda y una noche estupendas. Tú no lo sabes. Y te lo digo desde una educación cristiana, la que me dieron. La gente como tú dais muy mala imagen al catolicismo. Para ti lo importante es hacer saber al mundo que fuiste virgen, vanagloriándote además de que tu boda fue mejor. Pues vaya… Insisto, estos aires de superioridad dan una imagen patética, hipócrita y farisea del catolicismo. Espero que lo medites.

  • Yo dice:

    Me parece muy bien que hagas con tu castidad lo que quieras… Pero juzgar como «peor» al novio que duerme la resaca me parece ridículo amigo. No tienes ni idea de qué hizo y dejó de hacer esa noche, ni cómo de bien lo pasó, ni qué … Te pasa como a la mayoría de cristianos acérrimos: juzgáis y consideráis las cosas de los demás peores, es más leyéndote da la impresión de que te creas mejor que los demás. Quizá esa pareja tan detestable se ama profúndamente y compartió una boda y una estupenda. Tú no lo sabes. Y te lo digo desde una educación cristiana, la que me dieron. La gente como tú dais muy mala imagen al catolicismo. Para ti lo importante es hacer saber al mundo que fuiste virgen haciendo ver al mundo que tu boda fue mejor? Pues vaya… Insisto, estos aires de superioridad dan una imagen patética, hipócrita y farisea del catolicismo. Espero que lo medites.

    • Comparto en lo esencial, el parecer de «Yo», aunque ni de lejos supongo que conozco qué es lo importante para el autor.
      Creo que la castidad, que como alguien más comenta, es mucho más que «aguantarse» es importante. Pero pienso diferente sobre la virginidad, la primera relación sexual, las relaciones sexuales, el amor, y el matrimonio. Parece que pensar diferente, según el punto de vista del autor, me hace entrar en el conjunto de la chusma de promiscuos.

  • Mario Medina dice:

    Qué hermoso es saber que no estamos solos, que este mundo aún no está tan perdido como aparentemente pueda llegar a parecer, la castidad es un regalo que debemos guardar con recelo y se valora mucho porque esperamos compartir con Esa persona que nosotros elegimos para acompañarnos y respetarnos mutuamente por el resto de nuestras vidas. Es verdad hay personas que hasta les parece extraño que uno se guarde para el futuro, entre hombres ven «rarito» aquello y me parece algo de ni niños, porque no volverá a tener lo que ya se entregó, no juzgo pero sin embargo vale pensar en aquellas personas, ya que podrán estar siempre rodeadas de personas pero tendrán un vacío y el Sacramento del Matrimonio no lo podrán vivir con plenitud… Aún no me he casado pero sin embargo puedo hablar de ello porque es lo que deseo para mi futuro junto a la persona que Amo y Respeto; Tomar decisiones es como escribir un libro, y solo nosotros sabremos como continuarlo… Saludos…

  • Qué hermoso ejemplo, mi esposo y yo vivimos lo mismo hace ya 25 años, y ahora seguimos tan o más enamorados que al principio. Vivir la castidad en el noviazgo y en el matrimonio es garantía de felicidad para la pareja, los hijos, los que nos aman. Vivir asi vale la pena!!!!

  • Elena Tovar dice:

    Agradezco, a quien me envió este mensaje. Efectivamente. Mi esposo y yo, pensamos casi lo mismo, la diferencia es que nos acercamos a Dios,tanto como ahora, después de habernos casado.
    Me hubiera gustado hacerlo ar revés, aunque cumplimos con una hermosa Celebración Religiosa, que todavía me hace estremecer. ¡no me equivoqué!. Yo no fui una chica «moderna» que se entrega para «ser grande», «para dejar de ser una niña boba». Me guardé, para el amor de mi vida y, no me arrepiento. Deseo que mis hijas, hagan lo mismo, y esa será su decisión. Por cierto, Sigo enamorada de mi esposo, y puedo asegurar que él también lo está de mí. Y, si Dios nos lo permite, este diciembre cumpliremos los primeros 22 años de casados. Compartiré este artículo con mis hijas, y gracias.

  • Mónica Estrada dice:

    ¡¡He quedado boquiabierta!!…¡Pero qué orma más bella de narrar la experiencia de la castidad hasta el matrimonio! Wow, me ha fascinado, en serio, y más viniendo tan bellas palabras de un hombre. Uno como mujer a veces piensa que «aquellito» es lo que más les importa, y bueno, en realidad a los hombres del «montón» sí es lo que más les urge…dichosa esa -ahora señora- que pudo encontrar un hombre diferente. ¡Pido al Señor me permita conocer uno igual! Definitivo, vale la pena. Mil gracias.

  • Carmen dice:

    Felicidades por su matrimonio y hay q recordar las palabras de Bto Juan Pablo II «Aprended a llamar pecado al pecado, y no lo llaméis liberación y progreso»

  • Miguel dice:

    Gracias por esta experiencia. Yo llevo dos años con mi novia, y no en pocas ocasiones hemos sido objeto de burla por esa misma razon. Espero poder vivir esto q has contado algun dia.

  • Ángel dice:

    ¿Desde cuándo una pareja funciona mejor o peor «gracias a» la castidad? ¿Acaso mantener relaciones sexuales antes del matrimonio implica no hacerlo a los ojos de Dios, desde el amor y la fidelidad? Qué equivocados estáis…
    Y vaya forma de juzgar sólo por no pensar como vosotros…
    «No juzguéis y no seréis juzgados»

    • ROB dice:

      Recte iudicasti…
      Así es: mantener relaciones fuera del matrimonio implica no hacerlo a los ojos de Dios… sorry.

      Ni tú ni yo creamos las reglas, las creó Él. Nosotros ya habíamos nacido cuando Él tomó sus decisiones.

      Tú (y yo, y cada uno) sabrás si deseamos vivir según Él, o según lo que tú (y yo, y cada uno) quiera (creer).

      ¡Saludos!

    • Oscar Sarsotti Iturraspe dice:

      Amigo mio!!! que cosas dices, el matrimonio es un sacramento instituido por N.S. Jesucristo, y en el se entrega el hombre a la mujer y viceversa, indudablemente que se debe llegar virgen, pues esa entrega absoluta se obtiene por la participacion del Señor, por la gracia de Dios. Asi pensamos los católicos, si tu no lo eres, lo siento mucho, pero no critiques una narración tan interesante, tan valiente y tan heroica como la de estos jovenes que son dignos de ponderacion. Cordial saludo.

    • Frieda V. dice:

      Invito a que se informe acerca de la oxitocina que es una neuro-hormona que actúa 3 veces en la vida de una mujer (cuando da a luz, cuando da de lactar a su hijo y cuando tiene relaciones sexuales) Bueno también puedo dejarle un claro ejemplo: Así como si una cinta adhesiva se pega en un brazo y luego se quita y se pone en otro y así sucesivamente al final no va a pegar como lo hizo la primera vez…

    • Cristina dice:

      Efectivamente la pareja que vive castamente en el noviazgo, viven mejor en el matrimonio porque se entregan dentro de un marco de compromiso, de estabilidad, de seguridad, de amor y de respeto. El llevar una vida sexual satisfactoria no depende de la técnica, sino del encuentro de 2 almas, 2 corazones en 2 cuerpos. Cuando significa una entrega TOTAL Y SIN LÍMITES es cuando causa satisfacción plena. El mantener relaciones fuera del matrimonio en absoluto significa fidelidad y mucho menos amor… porque la relación sexual tiene una doble finalidad que no puede ser dividida: Unitiva y procreativa. Mencionas a Dios, «el hacerlo a los ojos de Dios». Si eres creyente, Dios instituyó el sacramento del matrimonio para que el sexo tuviera plenitud, por acatar esta doble finalidad. El tener fuera del sexo para los creyentes es como el que SIN ser sacerdote, sin estar consagrado, «disque consagra, disque celebra la Eucaristía» está cometiendo falta grave por hacer actos que están reservados SOLO PARA LOS CONSAGRADOS…

    • Cruzada dice:

      Mi querida Angel, debes entender que una cosa es la lujuria y otra el amor, el amor busca el bien de la persona amada, y si el bien es la libertad, entonces refrenar las pasiones desordenadas para ordenarlas, para buscar entregarte cuando hay un compromiso de por vida, entonces es mejor esperarse, porque no podemos entregarnos si no nos poseemos. El que es libre controla su cuerpo, en un incendio qué haces? si estás en medio de un sueño espectacular, no te quedas dormida porque no puedes dominar el cansancio!, no, sales a protegerte y a buscar el bien de los tuyos!, pues bien no dejes que tu cuerpo te domine, domina tu cuerpo y serás libre. La libertad dignifica, la esclavitud…ya sabes….
      No tengas miedo a la verdad, la castidad te la da paz que buscas.

    • Camila dice:

      para mi es solo un lindo testimonio, pero en todo caso… las relaciones sexuales prematrimoniales, tampoco te garantizan un éxito en el futuro matrimonio, si de verdad se aman, por qué no guardarse hasta recibir el sacramento? el amor todo lo puede, hasta esperar lo necesario 😉 de hecho estadísticamente la mayoria de los matrimonios que han fracasado y terminado en divorcio, han tenido relaciones antes de casarse..en realidad es un tema tan amplio que puede ser resumido con lo que Dios mismo dice respecto a esto 🙂 bendiciones

    • Mariano dice:

      Angel, Que triste que seas uno mas que engrosara las filas de los que llegan con el corazon desencantado al matrimonio, que llegan a la vida matrimonial saturados de muchas experiencias y solo puedes comparar como era con fulana y si sutana lo hacia mejor, espero que en algun momento puedas darte cuenta que la abstinencia no es la falta de hombria sino el resultado de un amor que se desborda por tu pareja, ademas recuerda que todo lo corporal acaba, pero si tu relacion se basa en algo mas que solo sexo podras sobrevivir a muchos momentos dificiles que se encuentran en el matrimonio pero que te unen mas a tu pareja

    • Lucía dice:

      La diferencia sustancial entre hacer el amor antes de casarse o después, está en que después de casarse ese acto es un sacramento.
      Esto debería ser importante para un católico, ¿no? Que el lecho conyugal se pueda convertir en un altar, es un plus 😉

      En el Catecismo de la Iglesia Católica, punto 2350, se explica bastante bien lo que es la castidad para los novios-> http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p3s2c2a6_sp.html

      Y tampoco podemos olvidar que existe una castidad propia del matrimonio. Que no hay que ver la castidad como un mero «aguantarse», sino como una virtud, y como es una virtud, es algo que nos permite amar mejor y por tanto, ser más felices.
      ¿Quién no quiere algo así? 🙂

    • Lauren dice:

      1 Cor 6:18 «Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.»

      Fornicación : Mantener relaciones fuera del matrimonio.

      ¿Por qué discutir y tratar de buscar justificaciones a lo que sabemos está mal, si la misma Biblia nos advierte de ello ?

Leave a Reply