El Papa Francisco se ha reunido en el Vaticano con más de 1600 catequistas procedentes de todo el mundo, que se han dado cita en Roma con motivo del año de la fe.

Como ya viene siendo habitual, el Papa articuló su discurso en torno a tres ideas: ser buen catequista significa tener familiaridad con Jesús, ir a buscar a los demás y no tener miedo de ir a la periferia.

El Papa señaló la importancia de no limitarse a trabajar cómo catequistas, sino a ser realmente catequistas, ya que se trata de una vocación. Para el Papa, la clave del crecimiento de la Iglesia está precisamente en el atractivo de la vida de testimonio del Evangelio que podamos dar los cristianos. La gente tiene que ver el Evangelio reflejado en nuestras vidas antes incluso de llegar a leerlo.

Lo primero para un discípulo es estar cerca del Maestro, escucharle, aprender de Él. «Cuando vas a rezar delante del Sagrario -dijo el Papa- le miras a Él, pero, ¿dejas que Él te vea? ¡Déjale mirarte!».

«Es en esta unión con Él donde encontraremos las fuerzas para salir de nosotros mismos y llevar el Evangelio a los demás».

Rome Reports ha elaborado un vídeo con algunas imágenes del encuentro.

(Visited 76 times, 1 visits today)

Leave a Reply