Justo Gallego es un hombre que a sus 90 años sigue dando testimonio de su fe; fe que lo ha tenido 52 años construyendo su catedral, a pesar de que algunos lo tilden de loco. Para llevar a cabo su labor, cuenta con el apoyo económico que le dejó su madre y los donativos de la gente.

Aquí os dejamos el vídeo que La Vanguardia tiene sobre «el loco de la Catedral».

(Visited 129 times, 1 visits today)

Leave a Reply