Traducción de Loly Hevia Alonso. Este artículo apareció originalmente publicado en inglés en el Wall Street Journal el 26 de julio de 2018.

Soy  católica gracias a “Humanae Vitae”. Trata de muchas más cosas que del control de natalidad.

La primera vez que leí  “Humanae Vitae», publicada por el Papa Pablo VI el 29 de julio de hace 50  años, yo tenía 21. Como profesora superior  de la Tutfs University, no caracterizado por sus creencias  crisitianas , me acerqué a la controvertida encíclica papal por pura curiosidad. Sólo sabía que prohibía la contracepción. ¿ Cómo podían millones y millones de  personas  sostene tan atrasada religión?

Dos años más tarde fui bautizada y recibida dentro de la Iglesia Católica.La encíclica. «Humanae Vitae” fue mi vía de acceso. Desilusionada  con una cultura que  habitualmente cosifica a la mujer , el documento me pareció impactante , como le sucedió a muchos otros conversos, en su llamada a salvaguardar  “el respeto debido a la mujer”. Hoy me podéis considerar  una católica del  2 por ciento, una de las pocas católicas  americanas que nunca han usado métodos de contracepción.

Las enseñanzas sobre la contracepción  presentes en la  encíclica son a menudo consideradas como anticuadas y opuestas a la ciencia . Al contrario, los estudios científicos  sobre la fertilidad femenina están  poco a poco aproximándose al  documento  .Como afirma Pablo VI , hay modo naturales de defender la  fertilidad femenina  y , al mismo  tiempo, respertarla  a  ella y las necesidades familiares ,  limitando y espaciando  los nacimientos.  La Iglesia llama a esto el “ método natural de control de la natalidad “, aunque gracias  a su difusión entre  la población, el método de “ sensiblización  sobre el proceso de la fertilidad  “es el más usado .

Ese método no es contrario a la ciencia  en absoluto, más bien complementa  la comprensión científica del ritmo de  fertilidad de la mujer, en lugar de usar mecanismos o píldoras potencialmente dañinas. Como un colega y amigo recientemente me dijo:  “la píldora  ha costado a las mujeres  5 décadas de avance científico  sobre  la auténtica fertilidad femenina. Pero esto está empezando a cambiar”.

Las mujeres que siguen  la doctrina de la Iglesia sobre la contracepción son, a menudo, descritas como salidas de un cuento de hadas. En realidad ,se considera que  son madres que permanecerán en la casa. Hoy en día, un conjunto de aplicaciones sobre la fertilidad ylos  tests de ovulación hacen más accesible que nunca esta vía del control natural de la natalidad, no sólo entre personas creyentes , sino también entre  un gran número de mujeres que  recelan  del  control  hormonal de la natalidad.

Las enseñanzas en la encíclica “Humane Vitae” van más allá del aspecto meramente sexual. Como testimonian aquellos que siguen su  sabiduría, no ocultar nada a tu conyuge puede ser algo realmente  transformador. Una abogada colega  me comentó que siguiendo estas enseñanzas la llevó a  considerar  no sólo a su esposo  sino todo como sagrado. El amor conyugal , escribió el Papa Pablo VI ,  es “un compuesto de sentido y de espíritu”, añadiendo   “es un  amor que es total, una forma  de amistad personal en la cual el marido y la esposa comparten  todo “.

La confianza  que los esposos se tienen el uno al otro imita la confianza trascendente que la fe nos enseña a poner en lo  divino  cuando las cosas no están  completamente bajo nuestro control .En definitiva, una llamada a abandonarnos completamente  en el otro enamorado.

Las mujeres, en particular , se benefician de las clarividentes  enseñanzas  del Papa Pablo VI sobre los hombres, las mujeres y el amor.” Un hombre que crece acostumbrado al uso de métodos contraceptivos puede olvidar el respeto debido a la mujer” , escribió , esto  hace que  se reduzca la mujer  a “un mero instrumento de satisfacción de sus propios deseos “. En la era del  # Me too, sus palabras toman más relevancia que nunca. Si se quita la contracepción de esta ecuación,se frustra  el egoísmo  y se requiere  a los hombres que  cuenten , con la mujer  de un modo completo. Las mujeres  horrorizadas por la prevalencia del abuso sexual  deberían conocer este documento.

Para  decepción  de muchos, incluidos muchos católicos ,la Iglesia Católica nunca cambiará las enseñanzas presentes en la encíclica “Humanae Vitae”. Sin embargo ,nunca ha sido mayor el reto para defender estas  enseñanzas . Después de medio siglo desde su publicación, los católicos deberían reflexionar sobre la sabiduría de esta encíclica  y , también, preguntarse porqué la comunicación de sus enseñanzas ha sido  poco efectiva. Hay un 2% de mujeres católicas  con experiencia sexual  que nunca han usado  la contracepción  y, así mismo, sólo  un 13%  de mujeres católicas  aceptan completamente las enseñanzas de la Iglesia  en este tema.

Sin embargo, hay esperanza. Más de un tercio  de mujeres católicas  que regularmente frecuentan los sacramentos  siguen sus enseñanzas. Sorprendentemente, la receptividad a las las enseñanzas de la Iglesia es mayor entre los milenials. Esto podría deberse  a que la encíclíca “Humanae Vitae” es tan radical como siempre ha sido. Y un pequeño pero fervoroso grupo de jóvenes católicos  está dispuesto no sólo a defender sus verdades sino  a compartirlas en un mundo que las necesita considerablemente.

La señora McGuire , investigadora  superior de la Asociación Católica, es autora de “Escándalo sexual: el intento de abolir lo masculino y lo femenino” ( Regnery ,2017).

(Visited 212 times, 1 visits today)

Leave a Reply