cristianos_perseguidos_en_siria_e_irak_arguments_catequesisLos cristianos perseguidos en Siria e Irak se han convertido en un desgraciado tema de actualidad. Por este motivo, entrevistamos a Javier Menéndez Ros, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), una fundación pontificia que se dedica a ayudar a los cristianos en especial necesidad en todo el mundo.

1. ¿Qué le llevó a tomar la decisión de dejar su trabajo anterior para dedicarse por completo a colaborar con Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) y atender las necesidades de los cristianos de todo el mundo?

Siempre pensé que quería dedicar mi vida al servicio de Dios y de la Iglesia. En mi anterior trabajo como empresario en una multinacional no me sentía satisfecho del todo. Ahora siento que esto es lo que realmente quiero hacer y, efectivamente, no me arrepiento en absoluto de haber tomado esta decisión.

2. En los últimos dos años ha habido un empeoramiento de la libertad religiosa en 55 países, que ya estaban mal y ahora están peor. ¿Existe el riesgo de que el cristianismo deje de existir en algún país de Oriente Medio?

En efecto, la situación es preocupante y debemos actuar rápido. De lo contrario es muy probable que esto llegue a pasar. En los últimos años, el número de cristianos en algunos países se ha reducido drásticamente. A grandes rasgos, se ha pasado de un 20% de cristianos a menos del 4%, y esta cifra sigue descendiendo de modo dramático.

3. ¿Cree que los organismos públicos son los responsables de tomar medidas en esta compleja situación?

No es únicamente responsabilidad de los organismos públicos. Todos, cristianos o no, si tenemos un mínimo de sensibilidad, debemos reaccionar ante esta realidad. Tenemos que gritar y alzar la voz, denunciar todo esto que ocurre. No podemos cerrar los ojos. Es una vergüenza que tantos y tantas vivamos sin saber que esto está pasando a nuestros hermanos y hermanas. Lógicamente, también los organismos internacionales tienen su responsabilidad, pero no podemos excusarnos en ellos para eludir la nuestra.

4. ¿Cómo valora la cobertura que los medios de comunicación están dando a la situación de los cristianos perseguidos en Siria e Irak, y en otros tantos países?

Creo que debemos denunciar el silencio culpable de algunos medios, que han permanecido pasivos frente a estos hechos durante años. Desde hace año y medio, la cobertura de noticias ha mejorado, pero aún dista mucho de ser equitativa. Pocos días después del trágico atentado de Charlie Hebdo, 2000 personas en Nigeria fueron asesinadas y otras 500 niñas y mujeres fueron secuestradas, pero hubo medios que apenas hablaron de ellos. Es como si hubiera seres humanos de primera y de segunda clase.

5. ¿Es cierto que miles de jóvenes de países occidentales y europeos están abandonando sus hogares para viajar hasta Oriente Medio y alistarse en las filas de grupos radicales islamistas?

Es cierto, y además el Estado Islámico y Al-Qaeda compiten entre ellos para ser el número uno, y lo hacen de forma muy profesional, difundiendo mensajes y emitiendo publicidad subliminal muy elaborada, con la que consiguen sorprendentes resultados. Cerca de 15.000 personas de países democráticos están alistadas en sus filas, lo que debería preocuparnos a todos.

6. ¿Opina usted que la acción de los grupos islamistas pueda extenderse hasta Occidente?

Creemos vivir en un Occidente ajeno a estos problemas, distante de todos estos países que están sufriendo, pero lo cierto es que no estamos tan lejos. En efecto, esto nos incumbe a nosotros también. Las pretensiones del califato islámico incluyen, entre otras, la reconquista de la Península Ibérica.

El pasado 9 de Agosto, el Arzobispo de Mosul, monseñor Amel Nona, advertía diciendo que los cristianos de todo el mundo se enfrentarán al mismo sufrimiento que padecen allí a manos de los extremistas musulmanes, a menos que se tomen decisiones fuertes y valientes. Según él, este es el preludio de lo que sufrirán los europeos y cristianos de occidente en un futuro cercano.

7. Hace unas semanas, compareció en el Congreso de los diputados para presentar las conclusiones del Informe anual de AIN sobre la Libertad Religiosa en el mundo. ¿Cuál fue el mensaje que quiso transmitir a los partidos políticos de este país?

Queremos que la gente sepa la verdad, y que a través de los medios se conozcan y se denuncien todos los ataques. Esta plaga de violencia y terrorismo se está extendiendo de manera muy llamativa, y hemos de influir y presionar al gobierno y a la sociedad para que protejan los derechos fundamentales.

Pedimos a los políticos un mayor compromiso con los cristianos que sufren persecución a causa de su fe. Ningún demócrata puede pasar por alto estos atropellos que sufren tantas personas. Desde AIN tenemos el compromiso ineludible de prestar nuestra voz a los que no la tienen, para que su sufrimiento llegue a los oídos de organismos internacionales, como el Parlamento Europeo y las Naciones Unidas, que son quienes pueden poner en práctica grandes acciones.

8. ¿Tras su intervención en el Congreso, cómo han respondido los distintos partidos políticos?

Creo que han respondido de manera unánime y positiva para condenar estos sucesos, el peligro de la amenaza terrorista, y la persecución religiosa que sufren muchas personas por razón de la fe. Como lo que se presenta son hechos comprobados, si las personas son honradas, tienen que estar de acuerdo.

El pasado mes de febrero, el senado español aprobó por unanimidad una moción que condena el terrorismo islámico, y especialmente la persecución contra los cristianos. Se instaba al gobierno a que tomara 11 medidas muy concretas con participación de la UE y Naciones Unidas para que se alce mucho más la voz, no sólo a nivel nacional. Está en manos de los políticos, de los periodistas y de los ciudadanos presionar para que se cumplan estas 11 medidas propuestas.

(Visited 147 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja un comentario