El desafío de una globalización de la indiferencia

Papa Francisco y Cuaresma

Hace unas tres semanas se hizo público el mensaje del papa Francisco para la Cuaresma de este año, que comienza el próximo miércoles. Este año el papa ha querido llamarnos la atención sobre el desafío de la globalización de la indiferencia: la generalización de la actitud según la cual «yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien». En su mensaje, Francisco nos ofrece varios consejos para afrontar este desafío en los distintos ámbitos de la vida del cristiano. Os dejamos a continuación una recopilación de algunas de las ideas del papa.

1. Dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Es un consejo que Francisco da para la Iglesia en general. «Solo se puede testimoniar lo que antes se ha experimentado», comenta el papa. Para esto, recomienda la escucha de la Palabra de Dios y la recepción de los sacramentos, en especial la Eucaristía, en la que «no hay lugar para la indiferencia». Esto es así, explica el papa, porque al comulgar nos convertimos en lo que recibimos, el cuerpo de Cristo, y como en todo cuerpo «si un miembro sufre, todos sufren con él».

2. Superar los confines de la Iglesia visible. Es una invitación del papa a las parroquias y comunidades. Por una parte, Francisco subraya la importancia de la oración, a través de la cual la Iglesia terrena se une a la celeste y esta última ayuda a la primera. El papa lo ilustra con una frase de santa Teresa del Niño Jesús: «Cuento mucho con no permanecer inactiva en el cielo, mi deseo es seguir trabajando para la Iglesia y para las almas». Así, señala el papa, se aprecia cómo los santos nos ayudan a vencer la indiferencia. Por otra parte, Francisco hace énfasis en la naturaleza misionera de la Iglesia, que la llama «a cruzar el umbral que la pone en relación con la sociedad que la rodea, con los pobres y los alejados». Con esto, el papa espera que las parroquias «lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia».

3. Vivir un camino de formación del corazón. Es el consejo que dirige el papa a cada persona creyente. Para esto, Francisco hace tres recomendaciones: unirse a la iniciativa 24 horas para el Señor, jornada que se celebrará entre el 13 y 14 de marzo; mostrar interés por el otro a través de gestos de caridad; y aceptar nuestras limitaciones, actitud que nos ayuda a resistir la tentación de «creer que nosotros solos podemos salvar al mundo y a nosotros mismos». De este modo, se evita caer en «el vértigo de la globalización de la indiferencia».

(Visited 262 times, 1 visits today)

Leave a Reply