Lucía en Río

Primer día que escuchamos al Papa en vivo y en directo. Y va a ser difícil que olvidemos sus palabras, pronunciadas con esa fuerza, cuando nos dice mirándonos a los ojos y como queriéndonos grabar permanentemente en nuestros corazones: “La juventud no puede estar empachada y débil, porque la juventud tiene que ser fuerte”. También cuando nos ha animado a “volcarnos” y que así “la vida tendrá un sabor nuevo”. Y cuando hemos repetido con él: “Pon fe. Pon esperanza. Pon caridad”.

El aplauso a Benedicto XVI ha sido muy emocionante. Como decía un tuit tras su renuncia: “Juan Pablo II despertó las conciencias. Benedicto XVI las ha formado”. Y ahora, el Papa Francisco sigue el camino abierto por sus predecesores.

Cuando ha pasado ya el papamóvil hacia el altar, hemos podido acceder a la playa. Aquello era una carrera de banderas y mochilas para conseguir un buen sitio, y ya que el altar nos pillaba lejos, conseguir una buena pantalla.

Los jóvenes del Papa hemos demostrado una vez más que no nos importa la lluvia y el frío. Y con todo el mal tiempo, eso no quitaba nada de verdad a lo que nos ha dicho el Papa comentando el Evangelio de la Transfiguración:”Qué bien se está aquí, cuando ponemos a Cristo en medio de nosotros”.

(Visited 40 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Leave a Reply