camarada perdido - José termina los últimos encargos - Sábado I Semana de Adviento

José hace a toda prisa un encargo de una puerta para un mercader. De pronto, a causa de un nudo en la madera, el cepillo de alisar se cae. Y entonces José, al recoger la herramienta, ve en el suelo la cunita hecha con palo de olivo. La acaricia. Aún está sin acabar, y ya no lo hará.

Lo que sí sabe es que su esposa está contenta y esto le reconforta. Ha tenido la suerte de cobrar a un antiguo moroso. Tendrán dinero para afrontar el viaje. Dios está sin duda con ellos.


-Cada día de Adviento publicamos una nueva entrada. ¡No te pierdas cómo sigue la historia!-

Entrada anterior: María prepara el viaje – Viernes I Semana de Adviento 

Entrada siguiente: El pollino – II Domingo de Adviento 

(Visited 338 times, 1 visits today)

Leave a Reply