image 2016 12 13 5 - Las virtudes de María - IV Domingo de Adviento

¡Con cuánto Amor espera María al Mesías, que porta en su cuerpo! Ella es la Señora de la Buena Esperanza. Ella sí espera, con una ilusión y una piedad difíciles de describir.

Se palpa suavemente su vientre y su corazón vuela como un águila real, tan cerca de Dios. Pero no se olvida de no preocupar a José, bebiendo en las fuentes, descansando, conversando con ternura y regalando dulcísimas sonrisas.

A José le consuela tanto ver la increíble fortaleza de esa mujer, que se avergüenza en su humildad de que Dios le haya elegido a él.


Entrada anterior: Inicia la travesía – Sábado III Semana de Adviento

Entrada siguiente: Compasión por todos – Lunes IV Semana de Adviento 

(Visited 291 times, 1 visits today)

Leave a Reply