Fonendo para auscultar pacientes.

La medicina, el aborto e Hipócrates

By | Aborto, Cultura de la Vida | No Comments

No soy periodista y, aunque me gusta escribir, tampoco soy escritora. Soy estudiante de medicina.

Hay mil cosas que pueden llevar a alguien a querer dedicarse a la medicina. Pero en muchos casos, lo que mueve a ello es un deseo de ayudar a los demás. La persona enferma se vuelve más débil y vulnerable y se confía en las manos del médico con la esperanza de recobrar su salud. El buen médico, empleando sus conocimientos, intentará hacer cuanto esté en sus manos por el beneficio del paciente. Este perfil del médico viene dibujado desde muchos siglos atrás. En la antigua Grecia, Hipócrates, en su famoso juramento decía así: “Aplicaré mis tratamientos para beneficio de los enfermos, según mi capacidad y buen juicio, y me abstendré de hacerles daño o injusticia. A nadie, aunque me lo pidiera, daré un veneno ni a nadie le sugeriré que lo tome. Del mismo modo, nunca proporcionaré a mujer alguna un pesario abortivo”.

Hipócrates, con la técnica del momento, es decir, algo bastante limitado; ya veía razonable defender la vida desde su principio hasta su fin. No sabía nada de microscopios, células o ecografías. Tenía sentido común y eso bastó para que su huella perdurara tantísimos siglos después.

Ahora, con muchos más medios a nuestro alcance, sabemos que desde la fecundación hay vida. No es algo filosófico sino científico. La vida media de un óvulo aislado es de entre 12 y 24 horas y la de un espermatozoide de entre 3 y 5 días. El cigoto, en cambio, tiene aquí en España (si le dejamos) más de 80 años de vida media.

Teniendo en cuenta lo anterior, creo que el problema radica en cuándo se decide uno a valorar esa vida recién formada. Lo que pasa es que ¿quién tiene derecho a decidir si una vida vale o no, antes o después? ¿Qué tipo de superioridad hay que tener? ¿Ser una parte de una mayoría, llegar a un consenso?

Parece que ahora el valor de una vida va en función del tamaño y del ruido que haga la persona en cuestión. En España actualmente, no se puede abortar a un feto de 24 semanas, que ya tiene movimiento propio, latido cardiaco y mide unos 30 cm aproximadamente. Por el contrario, sí que se puede abortar de forma libre un feto de 14 semanas; que resulta tener también movimiento propio y latido cardiaco. ¿Cuál es la diferencia entonces? El tiempo que ha pasado: el feto de 14 semanas es más pequeñín, más inmaduro pero, ¿por eso es menos valioso?

Me pregunto dónde queda el sentido común que irradiaba Hipócrates. Quiero pensar que no ha caído en el olvido. Los médicos seguiremos como guardianes de la vida pero creo que ese papel no nos corresponde solo a nosotros. Ni solo a los gobernantes. Nos corresponde a todos porque somos personas, porque algún día también fuimos un cigoto indefenso con toda la vida por delante.

Hay una frase que dice que “el hermano ayudado por su hermano es tan fuerte como una ciudad amurallada”. Pienso que así es como tiene que ser, todos a una, haciendo crecer a la sociedad, sin dejarse a nadie atrás. Cuando la sociedad sea así, o la hagamos así, ninguna mujer sentirá que se le viene el mundo encima ante un embarazo inesperado. Sabrá que aunque tenga dificultades va a contar con el apoyo de todos, que nadie le va a hablar de lo que se le viene encima sino que oirá por todas partes: ¡Enhorabuena! Ninguna mujer pasará por la gran pena de haber dejado que se apagara la vida que llevaba dentro.

Estoy convencida de que una sociedad así sería más feliz, una sociedad en la que la vida sea una fiesta, en la que no vayamos pisoteándonos unos a otros.

Ayer, cuando me enteré de que se echaba para atrás la reforma de la ley del aborto me sentí decepcionada. #LaVidaEsLoPrimero y parece que los gobernantes no se dan cuenta. Gobernantes que, en teoría, buscan como los médicos el bien, en este caso de todos sus ciudadanos, de todos sin excepción. Sin embargo, estoy convencida de que esto no quedará así. Estoy convencida de que el mundo y las personas tienen mucho más que decir. Estoy convencida de que al final ganarán la vida y el sentido común. Esperemos que llegue muy pronto ese momento.

Carta de una estudiante provida a Gallardón

By | Aborto, Cultura de la Vida | 113 Comments

Estudiante provida

Querido Señor Gallardón,

Estamos con usted. Quiero escribirle esta humilde carta para decirle que le apoyo. Que le defiendo. Que respaldo sus ideas. Las mismas. Las de todos. Que el gobierno de España está para representar al pueblo y usted, a mí, me ha representado. Más que Rajoy, más que Artur Mas. Usted ha defendido el mayor y más elemental de los derechos, la VIDA. Usted ha hablado de esperanza en una sociedad que la pedía a gritos.

Si usted dimite, Señor Gallardón, yo me quito el sombrero. Porque sé que ha luchado por el Bien, sé que ha luchado por la Verdad y sé que se puede ir a la cama tranquilo por las noches porque lo que defiende es la VIDA y no cualquier cosa.

Le felicito por demostrar a España que es más importante la vida que el trabajo, que el propio orgullo o que el tener un puesto de poder en el gobierno. Por manifestar que la Verdad es la que nos guía y que no tiene que haber interferencias entre las personas y la misma.

No es cuestión de imponer una ideología ni de demostrar nada, solo precisamos respeto. Respeto por la simple –y a la vez codiciada por tantos- existencia. Respeto por las mujeres embarazadas, especialmente por aquellas que se quedan embarazadas de manera indeseada, respetémoslas. Démosles ayudas para que puedan tener a sus hijos. Creemos entre todos una sociedad en la que un embarazo no sea un drama, sino una alegría. Luchemos por unas madres libres. Por unos hijos deseados y queridos. Batallemos por una sociedad que nos permita vernos reflejados en ella. Por la vida. Por la belleza. Por el bien.

Soy catalana, una simple estudiante de farmacia y no soy afiliada al Partido Popular. Pero tengo sueños y Alberto Ruiz-Gallardón me ha demostrado que se puede lidiar por ellos. Que se puede pelear. Que la batalla no está perdida.

Que usted dimita no es un fracaso, al contrario. Que usted dimita es un ejemplo para muchos. Hay ideales que son cuestión de vida o muerte defenderlos y usted, hoy, lo ha hecho. Gracias por enseñarnos esta lección.


Judit Borrell Escudé

5 claves de la nueva ley del aborto

By | Aborto, Cultura de la Vida, Discapacidad, Iniciativas Provida, Marcha por la Vida, Prolife, Provida | No Comments

 

4-800x398

Esta semana, los medios de comunicación anunciaron que la reforma de la ley el aborto no saldrá adelante. El Partido Popular, por temor a perder votos si promulga esta ley, ha paralizado una reforma anunciada desde diciembre del año pasado.

Mucho se ha hablado de la llamada “Ley Gallardón”, pero son pocos los que conocen en qué consiste realmente y en qué difiere de la ley actual. A continuación resumimos en 5 puntos clave lo que supone esta reforma:

1. Con la ley Aído las menores de 16 años podían abortar sin consentimiento paterno.

¿Cómo es posible que un menor de 18 años no pueda beber o fumar, pero sí pueda someterse al trauma que supone el aborto en solitario y sin conocimiento de los padres o tutores.

2. La objeción de conciencia es otro punto sobre el que se apoya la reforma. La  nueva ley del aborto garantiza el derecho del médico de oponerse a practicar un aborto, sin presentar cuentas a nadie.

Una sociedad que presume de abogar por la libertad de los ciudadanos, no puede obligar a los médicos a que informen sobre sus creencias/ convicciones más íntimas y personales.

3. La nueva ley indica que toda mujer que vaya a abortar reciba información detallada sobre los riesgos y consecuencias físicas y psicológicas que esto conlleva. Después, deberán reflexionar durante una semana sobre su decisión.

En Estados Unidos, ya son más de siete los Estados que han promulgado leyes por las que se debe ofrecer a las gestantes toda la información necesaria a fin de garantizar una decisión firme y libre con respecto al aborto. Para que haya una elección libre, tiene que haber información previa.

4. La ley Aído permite que se realice el aborto si el feto presenta alguna malformación o discapacidad. Incluso después de la semana 22 pueden someterse al aborto si las anomalías congénitas son graves. Esto contradice totalmente el convenio que se firmó con las Naciones Unidas, sobre los Derechos de las Personas Discapacitadas.

Con la nueva ley, las mujeres no podrán someterse al aborto por malformación del feto, sólo si alegan que esto afecta a su salud mental.

5. La reforma presentada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, garantiza el aborto hasta la semana 12 en caso de violación y hasta la semana 22 si el embarazo supone un riesgo físico o psíquico para la mujer. Con este punto, se vuelve a la situación anterior a 2010, en la que las mujeres que desean abortar puedan hacerlo sólo bajo dos supuestos: violación o peligro para la salud de la madre.

Esta medida, garantiza la vida a bebés con un periodo de gestación con el que podrían sobrevvivir fuera del útero materno.

Esta nueva ley no es perfecta, ni mucho menos. Ha de venir acompañada por más ayudas, que garanticen el bienestar de las madres y de los niños. No obstante, su aprobación es un primer paso para que llegue el día en que una madre no vea el aborto como su única salida.

#LeyProvidaYA: 19.09.14, a las 12.00 pm en Twitter

By | Aborto, Cultura de la Vida | One Comment

1

#LeyProvidaYa. El pasado mes de diciembre, el Partido Popular -respaldado por mayoría absoluta en las urnas, y por tanto, en el Congreso- presentó una reforma de la actual ley del aborto en España.

Han pasado nueve meses desde que se hiciera pública la intención del Gobierno de modificar una de las leyes del aborto menos restrictivas de Europa. Nueve meses de espera -y esperanza- por parte de miles de votantes, que ha desembocado en la decisión del Partido Popular de paralizar la reforma.

A pesar de anunciarlo en su programa electoral, Mariano Rajoy se ha dejado llevar por el temor de perder votos si promulga esta reforma. No obstante, si no cumple con lo prometido, también va a tener que prescindir de ellos. Pensar que el voto provida es un voto “cautivo” para su partido es algo que le va a pasar una factura mayor de lo que se imagina. Muchas asociaciones provida han dicho que iniciarán una campaña para pedir que se retire el voto a su partido, si no cumple lo prometido en su programa.

Este viernes 19 de septiembre, a las 12.00 pm, hora española, queremos hacer que la voz de los que no tienen voz se convierta en Trending Topic con el hashtag #LeyProvidaYA. Animamos a todas las personas que apoyan la vida a movilizarse para dejar bien claro que con nuestro voto -y sobre todo, con la vida de las mujeres y de los más indefensos- no se juega. Os animamos a uniros a la conversación en Twitter. Es bueno no utilizar este hashtag hasta el viernes a las 12.00 pm.

Desde aquí os animamos a difundir entre vuestros amigos y conocidos esta movilización en favor de las mujeres y los niños por nacer. Podéis descargaros los siguientes carteles para compartir en las redes sociales y difundir el Trending Topic #LeyProvidaYA  y entrar en el evento promocional de Facebook  donde encontraréis más recursos.

Y es que, si no escuchan nuestra voz, ¿cómo van a escuchar la del niño por nacer?

2

3

4

 

¿Cómo ve a su hermano con síndrome de Down una niña de 5 años?

By | Aborto, Cultura de la Vida, Iniciativas Provida, Prolife, Provida, Sufrimiento y enfermedad, Testimonios, Vídeos | No Comments

DSCN2634Los niños tienen una capacidad asombrosa para detectar grandes verdades y expresarlas con una claridad aplastante. A veces nos complicamos tratando de analizar en profundidad y a través de reflexiones elevadas, complicadas, los problemas de hoy en día. Y no se trata de que éstas no sean, efectivamente, cuestiones delicadas e importante. En este vídeo, la pequeña Ace habla de su hermano Archie, un niño con Síndrome de Down, y su mejor compañero de juegos. “Nos encanta hacerlo todo juntos (…) ¡Claro que a veces él me molesta, porque… no entiende lo que le estoy diciendo!”.

Archie nació en Bulgaria y fue adoptado por los padres de la pequeña Ace. Tal y como ella misma cuenta “cuando su primera mamá, Samy, dio a luz, dijo que tenía Síndrome de Down y no podía cuidarlo”. Decidieron darle un hogar.

Ace, con una sinceridad rotunda, dice que “hay personas que nos ven diferentes a mi hermano y a mí, pero yo creo que no”. ¡Transmite tanta seguridad! ¿No será que la discapacidad, más que una diferencia, es otra de tantas cualidades que hacen a cada niño único e irremplazable? Quizá, sencillamente, deberíamos tratar de observar a nuestro alrededor y sacar las conclusiones que incluso un niño puede discurrir con una lógica tan arrolladora.

Es difícil que acabes de ver este vídeo sin una sonrisa en la cara, después de escuchar cómo la pequeña Ace nos habla de su hermano, de su mejor amigo. Si queréis conocerlos un poco más, os invitamos a visitar el blog de su familia.

Y muchas gracias a @LuisaCarrascoV, ya que gracias a ella conocimos a Archie y a Ace.

 

 

“Cuerdas” visita la Feria del Libro

By | Cultura de la Vida, Discapacidad, Iniciativas Provida, Prolife, Provida, Sufrimiento y enfermedad, Testimonios | No Comments

 

la foto 3El director y guionista Pedro Solís no ha querido perder la oportunidad de seguir promocionando su gran éxito, el cortometraje “Cuerdas” del que os hablábamos hace unas semanas. El pasado 10 de agosto, participó en la Feria del Libro en La Coruña, donde su proyecto tuvo una gran acogida.

Como recordaréis, esta conmovedora historia habla de la amistad especial que surge entre María y su nuevo compañero de clase, Nico, un niño con parálisis. Los dos protagonistas de “Cuerdas” están inspirados en los hijos de Pedro. Su hijo Nicolás, padece parálisis cerebral y, según afirma, la historia siempre había estado escondida en su cabeza: “Mi hijo Nico no habla, no anda, y nunca lo hará. Y Alejandra, desde que nació su hermano, siempre ha intentado introducirle en sus juegos diarios: le sentaba, le ponía cojines, le pintaba, le cogía con una cuerda para tirarle del brazo… ”.

Este relato, que ha traspasado fronteras, pretende además dar a conocer lo que es la parálisis cerebral desde un punto de vista optimista, que se consigue utilizando como recurso la inocencia infantil. El autor ha querido agradecer especialmente la ayuda que le ha brindado todo este tiempo la fundación NIPACE, una asociación para niños con este problema, que trata a 120 niños al año. Por ello, el 15% de los beneficios que se obtengan con el libro “Cuerdas” se donará a la asociación.

Si quereis disfrutar con esta historia y colaborar con una buena causa, os animamos a adquirir el DVD y el libro, a la venta por 14€. Podéis hacer vuestro pedido en cuerdas@grupoalquitarafilms.com o contactando con german@grupoalquitarafilms.com . También podéis reservarlo llamando al 627 57 63 45.

Fotografías: Alquitara Films

Estaréis ayudando a muchos pequeños-grandes héroes como Nico y a sus familias.

la foto 4

Tsunamis de vida

By | Cultura de la Vida, Discapacidad, Iniciativas Provida, Prolife, Provida, Sufrimiento y enfermedad, Testimonios, Vídeos | No Comments

¿Merece la pena vivir? Esta misma pregunta se la planteó un grupo de 12 amigos universitarios. Su respuesta fue un sí rotundo. Es por ello que decidieron crear el portal Tsunamis de vida. A través de vídeos cortos, este proyecto pretende mostrar que los problemas o dificultades en la vida no son un freno para alcanzar la felicidad.

A día de hoy, cuentan con 8 vídeos en su canal de Youtube. Todos ellos muestran situaciones vitales complicadas muy diversas, pero con un mensaje común: la vida es un don y por ello merece la pena ser vivida.

A continuación os presentamos el vídeo: Imparable. En él se cuenta la historia de Peter, un niño enfermo que fue adoptado por una familia que ya tenía 4 hijos biológicos. Los protagonistas de esta historia tienen muy claro que “para adoptar a un hijo no hace falta ser una familia perfecta o ideal, basta con ser una familia. Porque todos hemos nacido en familias imperfectas, todos hemos sido acogidos con familias imperfectas que nos han ayudado a crecer”.

El “Jardín de los niños abortados”

By | Aborto, Cultura de la Vida, Discapacidad, Líderes Provida, Prolife, Provida, Sufrimiento y enfermedad | 2 Comments

CementerioKkottongnae_FotografoAndyPrimaKencana_Web-andyprima.comEsta semana, durante su viaje a Corea del Sur, el Papa Francisco visitará Kkottongnae, un centro de acogida para personas sin hogar y discapacitados, fundado en 1976 por el padre John Oh.

Además de desarrollar una incansable labor en pro de los más necesitados esta institución cuenta con el llamado “Jardín de los niños abortados”, un espacio dedicado a los bebés que no tuvieron la oportunidad de nacer.

Tal y como anunció Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, el Papa rezará en su próxima visita ante la estatua de la Sagrada Familia que preside este memorial a las víctimas del aborto.

El derecho a una muerte sin dolor

By | Cultura de la Vida, Discapacidad, Estudios, Eutanasia, Investigación, Prolife, Provida, Sufrimiento y enfermedad | No Comments

IMG_4993.JPG
“Debemos conceder a los enfermos incurables el derecho a una muerte sin dolor”. Esta frase podría ser una más en un panfleto de cualquier clínica de suicidio asistido en Bélgica o una exigencia de algún movimiento pro-eutanasia de la ONU. Sin embargo, la frase no salió de los labios de ningún activista compasivo, sino de los labios de Hitler. Y no en cualquier circunstancia, sino en el decreto de septiembre de 1939 en el cual se ordenaba construir las primeras cámaras de gas de la Alemania nazi. Y ya sabemos cómo terminó aquel asunto.

Las primeras cámaras de gas fueron construidas con motivos terapéuticos, médicos. Para Hitler, el programa de eutanasia o muerte digna era de vital importancia para el triunfo de Alemania. El Aktion T4, nombre con el cual se designaba el programa, estaba destinado a ofrecer a los ciudadanos alemanes con enfermedades mentales o incurables el derecho de una muerte sin sufrimiento. Sólo entre el mes de diciembre de 1939 y el mes de agosto de 1941 fueron asesinados alrededor de cincuenta mil alemanes mediante gas de monóxido de carbono, en instituciones en las que las cámaras de gas tenían las mismas apariencias engañosas que en Auschwitz, es decir, parecían duchas y cuartos de baño.

Al principio hubo protestas por parte de la población: indignados alemanes de los alrededores exigían cesar con las matanzas por gas. Sin embargo, los expertos, en su mayoría médicos y enfermeras, consideraban que el pueblo llano aún no había llegado a obtener esa visión “objetiva” sobre la misión de los médicos, que en ellos ya se había instalado. Una visión que no era casual, sino inculcada de manera cuidadosa y soslayada. Hitler se cuidó de no llamar al programa de eutanasia “asesinato”, utilizó términos como “muerte digna” y “derecho de los alemanes a no sufrir”. El programa fracasó. Las quejas del pueblo y de algunos círculos católicos y protestantes eran demasiado insistentes. Quienes habían trabajado en el programa, que hasta entonces dependían del Departamento de Salud Pública del Reich, fueron enviados al Este a construir instalaciones similares para exterminar a pueblos enteros.

Dice Hannah Arendt  que “ninguna de las diversas ‘normas idiomáticas’, cuidadosamente ingeniadas para engañar y ocultar, tuvo un efecto más decisivo sobre la mentalidad de los asesinos que el primer decreto dictado por Hitler en el que la palabra ‘asesinato’ fue sustituida por ‘el derecho a una muerte sin dolor’”. El triunfo eufemístico de Hitler consistió en hacer creer a médicos y enfermeras, formados y competentes, que el pecado imperdonable no era el de matar, sino el de causar dolor innecesario. Fue así como logró inspirar a miles de profesionales de la salud en la sorprendente convicción de que la muerte por gas debía considerarse un asunto médico. No se consideraban asesinos, sino portadores de compasión.  Esto suena escalofriantemente conocido en los promotores del aborto y la eutanasia de hoy en día. Y es que parece que los seres humanos tenemos memoria a corto plazo.

Da miedo darse cuenta de los razonamientos tan peligrosamente parecidos que guiaron a los médicos y enfermeras alemanes y los que guían a médicos y enfermeras actualmente. Una simple confusión de términos, un desorden de prioridades turbadoramente similar: “Es mejor morir que sufrir”. Poco a poco, esta pequeña idea digna de la película “Origen”, fue instalándose también en los dirigentes del partido nazi que, cuando les indicaron que el nuevo método utilizado para la Solución Final del pueblo judío eran las cámaras de gas, pensaron que indicaba una clara mejora de la actitud adoptada por el gobierno nazi para con los judíos.  Y, ¿cómo no iban a creerlo, si ellos no eran monstruos, tenían sentimientos y compasión? Incluso alguno habrá podido pensar que era un regalo, puesto que  los beneficios de la eutanasia eran inicialmente privilegio de los verdaderos alemanes. Para estas personas, seres humanos normales y corrientes, con emociones y conciencia, los centros de gaseamiento de Auschwitz, Chelmno y Treblinka eran una especie de  “fundaciones caritativas del Estado”, como señala Arendt.

Básicamente, todo empezó con un pequeño paso, una sustitución de términos, que derivó en una sustitución de ideas que, a su vez, derivó en una sustitución de valores. Esta subrepticia cadena de sustituciones terminó por acallar conciencias y silenciar al pensamiento. Y esto, como no podía ser de otra manera, terminó en asesinato de 6 millones de judíos, 4 millones de disidentes políticos, 800.000 gitanos y 300.000 enfermos y discapacitados. Ahora más que nunca, nos convendría no olvidar.

¿Cuánto cuesta un aborto? Una vida ó 313 dólares

By | Aborto, Cultura de la Vida, Iniciativas Provida, Investigación, Líderes Provida, Prolife, Provida, Testimonios, Vídeos | No Comments

20140804-160614-57974952.jpg
Una exdirectora de una clínica de Planned Parenthood -el negocio abortista más grande de Estados Unidos- afirma que el valor que se pone a la vida humana es de 313 dólares. Abby Jonshon, ahora activista provida, ha hablado recientemente sobre las cuotas que deben pagar las mujeres que se someten a un aborto en Planned Parenthood.

Johnson cuenta que su supervisor le informó de que la clínica necesitaba doblar el número de abortos que se estaban haciendo, y que eso suponía matar a 1.135 bebés por año para cumplir con los objetivos financieros de los jefes. “Este hecho me molestó, pues yo creía realmente que nuestro objetivo era conseguir reducir el número de abortos. Después de todo, esto es lo que decíamos a los medios de comunicación”, señala. También dice que “cuando le comenté mis preocupaciones al supervisor, él se rió y me dijo: ‘pero Abby, el aborto es lo que nos da dinero'”. Abby abandonó Planned Parenthood unas semanas después de ver estas prácticas. Desde entonces, ha estado hablando sobre los precios que ponen las clínicas a la vida humana.

Este testimonio plantea varias cuestiones: ¿El fin último de las clínicas abortistas es realmente ayudar a la mujer? Si este es su principal objetivo, ¿por qué sus servicios no son gratuitos? Las clínicas abortistas han llegado a recaudar en un año 52 millones de euros en España y más de 164 millones dólares en Estados Unidos. Resulta bastante contradictorio que sean las organizaciones provida quienes ofrezcan apoyo integral a la mujer sin esperar nada a cambio.

El siguiente vídeo aborda en tres minutos todas estas cuestiones en el caso de Planned Parenthood. Como dice Abby Johnson, “las mujeres y sus hijos valen más que 313 dólares: las vidas humanas no tienen precio”.